19 de mayo 2017

Los voluntarios de la Vera Cruz, lazarillos de los peregrinos

VI viernes de Pascua

Ataviados con chalecos rojos, se encargan de acompañar a los peregrinos, solucionar sus dudas y ayudar a que la celebración jubilar se desarrolle con normalidad. Estas son algunas de las competencias de los voluntarios que, con motivo del Año Jubilar de la Vera Cruz, dedican parte de su tiempo libre todos los días para colaborar en que todo se desarrolle con fluidez.

Tienen diferentes edades y ocupaciones, entre ellos hay maestros, amas de casa, estudiantes, jubilados... pero todos tienen una cosa en común: son cristianos comprometidos que de forma desinteresada y voluntaria acuden cada día a la Basílica Menor-Santuario de la Vera Cruz para realizar el servicio de acogida a los peregrinos, tanto de forma individual como en grupos.

Durante el 2016, la Cofradía de la Vera Cruz realizó un llamamiento a todas aquellas personas que tuvieran alguna disponibilidad horaria, bien durante los días de la semana o durante los fines de semana, para poder participar en este proyecto. Previamente, los voluntarios han recibido formación sobre el Año Jubilar y el patrimonio de la ciudad de Caravaca, para atender mejor cualquier consulta de los peregrinos.

En la mayoría de las ocasiones acompañan a los grupos desde el momento en el que inician la estación jubilar en la parroquia de El Salvador hasta la explanada de la Basílica Menor-Santuario. Una vez allí, ayudan durante la Misa Jubilar delimitando los accesos, acompañando con paraguas a los sacerdotes en el momento de la Comunión, para hacerlos más visibles; u organizando las colas para el momento en el que los peregrinos acceden al Santuario para besar la Sagrada Reliquia.

Volver a noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de nuestro blog.

Suscríbete
Noticias relacionadas