DELEGACIÓN EPISCOPAL PARA LA PROTECCIÓN DEL MENOR Y DE LOS ADULTOS VULNERABLES

En el motu proprio Vos estos lux mundi, el papa Francisco encomendaba a todos los cristianos del mundo la labor de erradicar los abusos sexuales a menores y adultos vulnerables que se pudieran cometer en el seno de la Iglesia.

En esta carta apostólica, con forma motu proprio, el Santo Padre ordenaba la creación en todas las diócesis de delegaciones donde las víctimas puedan presentar denuncias y ser atendidas con el debido respeto y dignidad. “Se necesita una continua y profunda conversión de los corazones, acompañada de acciones concretas y eficaces que involucren a todos en la Iglesia, de modo que la santidad personal y el compromiso moral contribuyan a promover la plena credibilidad del anuncio evangélico y la eficacia de la misión de la Iglesia” (Vos estis lux mundi, Francisco).