Reflexiones semanales
5 de noviembre 2023

Uno solo es nuestro Maestro

domingo del Tiempo Ordinario

El evangelio de este domingo presenta una dura crítica a la manera de obrar de los maestros de Israel para ofrecerla, como en un espejo invertido, a los responsables de la nueva comunidad de Dios, la Iglesia. Veréis cómo el resumen de esta Palabra se centra en la actitud que debe adoptar el que sirve, debe hacerlo siempre con humildad y sencillez, porque el centro de nuestras miradas siempre es Jesucristo. En nuestro caso, el que representa a Dios ha de responsabilizarse en lo que representa y debe dar testimonio con su propia vida del mensaje auténtico que predica en nombre de Dios.

En la primera lectura, de Malaquías, el profeta critica sin reparos a los sacerdotes israelitas, resaltando su infidelidad a la Alianza e indicando que, si siguen así, el pueblo dejará de hacerles caso, porque dicen y no hacen, y escandalizan a los pequeños; con su comportamiento de apariencias hacen acepción de personas y alejan a la gente con sus conductas inicuas, han violado la Alianza y se han alejado de la santidad de vida. En la predicación cristiana, este fragmento puede resultar un fecundo examen de conciencia para todos nosotros y para todos los responsables de la Iglesia –obispos, sacerdotes, diáconos–, para que examinemos nuestra manera de actuar. El telón de fondo del evangelista san Mateo continúa presente: el verdadero Israel tiene un solo Padre y un solo Maestro: Cristo.

La Palabra nos va acercando al corazón de Dios y conviene escucharla toda, cuando nos gusta lo que oímos y cuando se nos corrige con una seria llamada a la conversión. Haríamos bien en examinarnos a nosotros mismos, preguntándonos si nosotros hacemos y vivimos lo que predicamos; si nos pasamos a la hora de exigir comportamientos estrictos a los demás, sin capacidad de comprensión y creando malas conciencias; si nos hacemos ver ante la gente, si vivimos de apariencias, si nos hacemos aplaudir. En esta semana debemos revisar a conciencia cómo actuamos, individualmente y como comunidad parroquial, si tenemos un único Padre y nos sentimos discípulos del único guía, Cristo y si somos verdaderamente humildes y sencillos en nuestras relaciones con los demás.

Prestemos atención a este detalle: cuando predican los buenos, ¿qué dicen? «Sed mis imitadores, como yo lo soy de Cristo» (1Co.4,16). Y ¿qué se dice de los buenos? «Sed modelo de los fieles» (1Tim. 4,12). Debemos saber ser lo que quiere Dios de cada uno de los que estamos llamados a anunciar al Señor. Pero, atención, que no podemos pasar por alto las otras actitudes menos recomendables, tal como las ha señalado Jesús. De los malos se dice: «Sobre la cátedra de Moisés se sentaron escribas y fariseos, haced lo que dicen más no hagáis lo que hacen». A lo que nos llama el Señor en esta semana está claro: has de comunicar no un mensaje de sabiduría humana, sino a Cristo crucificado, fuerza de Dios y sabiduría de Dios (1Cor 1,21-25); debes estar unido a Cristo, vid verdadera, si quieres dar fruto, siguiendo su ejemplo de servicio humilde a los hermanos. Para dar vida es preciso perderla en servicio a los demás, como el grano de trigo que muere para dar fruto.

Feliz domingo.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Las dos parábolas

    XII martes del Tiempo Ordinario18 junio, 2024

    La predicación de Jesús en el evangelio de Marcos empieza con el anuncio de la presencia del reino (1,15): «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios»...

    +
  • Necesitamos escuchar a Dios

    X viernes del Tiempo Ordinario7 junio, 2024

    Las lecturas de la Palabra de Dios de esta semana nos proponen una serie de temas de mucha fuerza, a los que tenemos que prestar atención, porque nos llevan a...

    +
  • Solemnidad del Corpus Christi

    IX viernes del Tiempo Ordinario31 mayo, 2024

    Comencemos a deshojar los más bellos pétalos de los claveles y rosas para el Amor de nuestros amores, esencial ejercicio para primorosas manos enamoradas, a las que invito a elevar...

    +
  • Un solo Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo

    VIII viernes del Tiempo Ordinario24 mayo, 2024

    En este domingo, que sigue a Pentecostés, celebramos la Santísima Trinidad. Por la Sagrada Escritura, los creyentes podemos llegar a conocer la intimidad de Dios mismo, descubriendo que él no...

    +