Reflexiones semanales
14 de mayo 2023

Recibiréis el Espíritu de la verdad

VI domingo de Pascua

Observad la grandeza de Dios, que se preocupa de nosotros con exquisito cuidado. En estas semanas siguientes veremos cómo el Señor Resucitado nos va preparando para que podamos entender el tiempo que nos viene de una aparente ausencia; días para recordar los consejos a los Apóstoles y para poner a prueba la fe y aplicarnos lo que Cristo le dijo a Tomás: «Bienaventurados los que crean sin haber visto». A Cristo no lo veremos con nuestros ojos, pero estará presente y no nos ha dejado desamparados, sigue viviendo, «yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros». Recordemos que las palabras de despedida el día de la Ascensión serán: «Yo estoy con vosotros todos los días».

Jesús resucitado vive, está cercano y sus palabras nos llevan a la confianza en su promesa, porque nos da señales de su presencia viva y real en la misma comunidad de los hermanos, en su Palabra, en los sacramentos y de modo particular en la Eucaristía, también en la persona del prójimo. Pero nos ha dejado su Espíritu, el mejor regalo del Resucitado, el mejor defensor que podemos tener. Jesús en la Última Cena prometió a los suyos el Espíritu como defensor, el Espíritu de la verdad, el Espíritu que estará siempre con nosotros.

La alegría por la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte se multiplica en este tiempo de Pascua por la acción del Espíritu en la vida de la Iglesia, esta es también la dimensión esencial de la Pascua. La fe se enriquece en el creyente por la presencia del Resucitado y por la acción vivificadora del Espíritu. El Espíritu, el mejor don del Señor Resucitado a su comunidad, el que la anima y la lleva a la plenitud del amor y la verdad. El Espíritu, «Señor y dador de vida».

¡Cuántas gracias debemos dar a Dios por el inmenso regalo que nos hace! En la segunda lectura de este domingo nos dice san Pedro que glorifiquemos en nuestros corazones a Cristo Señor y que estemos atentos a dar razón de nuestra esperanza; que nos mantengamos firmes en la fe y tengamos ánimo; prontos para dar razón de nuestra fe con mansedumbre y respeto, haciendo siempre el bien. Debemos estar atentos a sus palabras, porque no han perdido valor, valen para los cristianos de este tiempo tan difícil y oscuro. Nos ha propuesto con firmeza el modelo que nos animará a la perseverancia: el mismo Cristo Jesús, que fue objeto también de persecución y que fue llevado a la muerte por su testimonio de la verdad. Pero resucitó y ahora triunfa en su nueva existencia.

La rica y bella experiencia que nos transmite la Iglesia en este tiempo de Pascua no nos exime de la tarea fundamental: ser testigos de Cristo y anunciar a todos lo que hemos visto y oído, ser testigos de la alegría y de la paz que nos ha dado el Resucitado y ser testigos de la acción del Espíritu de la verdad, que sigue actuando y abriendo caminos de esperanza y de fe. Mucho ánimo, que el Espíritu mantiene vivo e interpreta el mensaje evangélico, nos da seguridad a cada uno en su confrontación con el mundo, y nos ayuda a interpretar el sentido de la historia y lo que Dios nos está pidiendo con claridad.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Dejemos a Cristo que actúe en nosotros

    V viernes del Tiempo Ordinario16 febrero, 2024

    Al comienzo de esta Cuaresma Dios quiere renovar con nosotros su alianza. Como lo hizo con la familia de Noé: después del diluvio, como escucharemos este domingo en la primera...

    +
  • Jesús es compasivo

    IV viernes del Tiempo Ordinario9 febrero, 2024

    Jesús sigue su actividad evangelizadora, anunciando el Reino de Dios y curando a los necesitados. El evangelista Marcos nos presenta la curación de un leproso. Estas personas eran abandonadas por...

    +
  • Cristo es la Buena Noticia

    III viernes del Tiempo Ordinario2 febrero, 2024

    El Tiempo Ordinario es un periodo del año que nos hace vivir de un modo sereno toda la tarea evangelizadora de Jesús en medio de nosotros y la liturgia va...

    +
  • Dios suscita profetas

    II viernes del Tiempo Ordinario26 enero, 2024

    Un profeta no es un futurólogo, sino el que habla en el nombre de Dios, como portavoz de su Palabra, y lo hace por medio de su predicación y con...

    +