Reflexiones semanales
10 de junio 2018

Necesitamos escuchar a Dios

X domingo del Tiempo Ordinario

Las lecturas de la Palabra de Dios de esta semana nos proponen una serie de temas de mucha fuerza, a los que tenemos que prestar atención, porque nos llevan a hacer silencio y revisar nuestra manera de proceder, a gritarle a Dios desde lo hondo, para que escuche nuestra voz. Lo que nos hace gritar a Dios es la necesidad que tenemos de Él, la gracia de haber descubierto que está presente en nuestra vida y que no se ha desentendido de nosotros. Dios está aquí, con nosotros, otra vez más, el Señor que nos perdona, que nos escucha, el Dios de la misericordia y de la redención copiosa. En definitiva, la Palabra nos propone la fortaleza de la fe, fiarte de Dios en todo momento, para lo cual, la segunda lectura de San Pablo nos está dando pistas para la confianza. Nos dice San Pablo que no nos fiemos de lo que se ve, sino de lo que no se ve; que lo que se ve es transitorio, mientras que lo que no se ve es eterno. Creo que llevaba razón Antonie de Saint-Exupéry, cuando decía que “lo esencial es invisible a los ojos”. Dios es el fundamento de nuestra vida, por eso, no debemos poner la atención en nada que muera, sino en el que da la Vida eterna…

Nuestra condición humana es transitoria, a veces muy mezquina, leemos en la primera lectura de este domingo, señalando al yo como responsable, porque pone la mirada sólo en nosotros mismos. El texto narra el proceso de un desagradecido. Veamos la secuencia de esta historia, que puede ser la tuya o la mía: Adán, después de desobedecer a Dios, oyó que el Señor le llamó, pero no contestó, no dijo nada, y huyó. Aparece con excusas: “oí tu voz, tuve miedo porque estaba desnudo y me escondí…”. En un segundo momento, le echa la culpa a Eva: “la mujer que me diste como compañera me dio a comer de la fruta prohibida”; también la mujer hace lo mismo, “fue la serpiente…”. Siempre es la misma historia, lo tienes todo, pero te alejas, cierras los oídos, desobedeces a Dios, huyes y cuando te enfrentas al Señor, comienzan las excusas… La respuesta a esta situación es clara, el problema no está en los otros, sino en uno mismo, las excusas no valen, porque tú no has sido capaz de permanecer en fidelidad a la palabra dada, en el amor de Dios, que te ha colmado de todo lo necesario y te has permitido el lujo de tirarlo, de rechazarlo, hundiéndote en la miseria y alejándote de la fuente del agua viva… Oyes a Dios, pero cuando pecas cierras los oídos y no escuchas, te escondes, te alejas. Ya ves, el problema no es Dios, sino uno mismo. Afortunadamente, Dios da muchas oportunidades para volver la mirada a Él: “Desde lo hondo a ti grito, Señor, que de ti procede el perdón”. Después de todo, aún recuerdas que Dios es misericordioso y perdona, que puedes volver, porque Dios sabe esperar.

Busca un momento de tiempo para ti y haz silencio, lo necesitas cada día. Háblale a Dios, que te escucha y pídele la valentía de saber hacer su voluntad. Este es el lazo que te une a Nuestro Señor, la confianza para hablarle, la fe para fiarte y entrar en la intimidad de su corazón misericordioso. Ten el empeño en poner siempre la voluntad de Dios en el centro de tu corazón. Esta es la lección que nos da Jesús, la que hemos visto que ha practicado Él, porque siempre ha hecho la voluntad del Padre, ese ha sido su alimento.

Escucha la voz de Dios e imita a Jesús.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Salió el sembrador a sembrar… la Palabra

    XV viernes del Tiempo Ordinario10 julio, 2020

    “La Palabra de Dios es como un canto a varias voces, en cuanto Dios la pronuncia de muchas formas y de diversos modos (cf. Hb 1, 1), dentro de una...

    +
  • Otro plan de vida

    XIV viernes del Tiempo Ordinario3 julio, 2020

    Cuando existe gente que pregona sus grandezas y luce al exterior sus grandes gestas, marcadas por una egolatría feroz; cuando encontramos por las calles el lujo, la ostentación y el...

    +
  • ¡Viva el Papa!

    XIII viernes del Tiempo Ordinario26 junio, 2020

    En la primera lectura se pone de relieve la grandeza de una familia que acoge al profeta Eliseo por ser el hombre de Dios. Este gesto de generosidad resalta la...

    +
  • Con Cristo, camina y confía

    XII viernes del Tiempo Ordinario19 junio, 2020

    En toda la Sagrada Escritura se canta la importancia de fiarse de Dios en todo instante, siempre, incluso en los momentos de mayor peligro por los que podamos pasar. Es...

    +