Reflexiones semanales
22 de marzo 2020

La mirada de Jesucristo

IV domingo de Cuaresma

Estamos participando en la liturgia cuaresmal de una catequesis bautismal, porque la Palabra de Dios nos está acercando a Cristo, que es la Palabra, el agua que salta a la vida eterna y que es la Luz que nos ilumina en el sendero y nos saca de las tinieblas. Nos tenemos que detener este domingo en las lecturas y prestar atención a todos los detalles que nos ofrecen. En primer lugar, escucharemos cómo el Señor le dice a Samuel que sus criterios para discernir no son los más adecuados, puesto que se ha fijado en las apariencias y no en lo esencial de la persona, esto ya nos hace abrir bien los ojos. Con esta lección, el profeta Samuel aprendió a mirar con los ojos de Dios, para no fijarse sólo en lo externo, porque con los ojos de Dios nos sumergimos en el torrente de la divina misericordia que nos arrastra al corazón de Dios, allí aprendemos que Nuestro Señor nos conoce desde lo más hondo del ser. El amor misericordioso de Dios es la fuerza que impulsa al creyente a acercarse a la Luz, si estaba alejado o si andaba por el mundo de las tinieblas. Esto mismo se lo hace saber san Pablo a los efesios y les urge a entender que cuando uno vive lejos de Dios está en tinieblas, pero cuando tiene la valentía de encontrarse con Él cara a cara, entonces conoce y distingue perfectamente la bondad, la rectitud, la verdad y siente la necesidad de buscar lo que agrada al Señor. Cuando nos situamos ante Dios, Padre misericordioso, lo que predomina es el sentimiento de que, pese a todo, el perdón, la salvación y la reconciliación se ofrecen de nuevo, con insistencia, gratuitamente y ese es el más bello regalo.

El Evangelio nos ayuda a dar un paso más adelante. Primero vemos que el personaje que presenta el evangelista, el ciego de nacimiento, no pide nada a Jesús, sino que ha sido el Señor el que toma la iniciativa, el Evangelio dice que mientras caminaba, Jesús vio a un hombre que era ciego. Esta es la mirada de Dios que se acerca y le concede la gracia de la luz, además les quita a todos la sospecha que tenían de que si no veía era porque había pecado y les dice con fuerza que ni ha pecado él, ni sus padres, más bien que la condición humana es así de frágil y que cualquiera puede estar ciego. Pero hay un médico que cura nuestras enfermedades y nos da la luz y la paz del corazón. Ese médico es Jesús y toma la iniciativa Él, sale al encuentro. El mayor milagro es el que hace también Jesús, que puede sacarnos de todas las cegueras, que puede sacarnos de las tinieblas y regalarnos la luz de una fe adulta, madura.

Este domingo va a salir el Señor a tu encuentro y te preguntará directamente si quieres curarte de tus heridas, salir de tus cegueras y de tus pecados. Convendrás conmigo que hay que decir que sí. Bueno, pues ten en cuenta estas tres disposiciones: primero, reconocerte enfermo, no te empeñes en que no le necesitas, di la verdad; en segundo lugar, acepta que no lo puedes hacer solo, que necesitas a un Salvador que te saque de tus mentiras y desesperanzas; y en tercer lugar, ten la fortaleza de decir la verdad, de expresar tu verdadero deseo y decir que sí voluntariamente, que sólo entonces podrás oír la voz del Señor que te dirá: levántate y anda. El término de nuestra conversión no es a algo, sino Alguien.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • El mandamiento supremo

    XXX viernes del Tiempo Ordinario23 octubre, 2020

    Veremos en las lecturas de la Palabra de Dios de esta semana que el amor es la mejor respuesta, tanto a Dios, que es el que nos ha amado primero...

    +
  • La esencia de la Iglesia es la misión

    XXIX jueves del Tiempo Ordinario15 octubre, 2020

    Este domingo celebramos el Domund, una jornada al año que nos trae a la memoria lo esencial de nuestra fe, anunciar a Cristo. Es la ocasión propicia para dar a...

    +
  • Dios nos invita a la fiesta de su presencia

    XXVIII viernes del Tiempo Ordinario9 octubre, 2020

    En la proclamación de la Palabra del pasado domingo pudimos ver cómo de grande es el corazón de Dios cuando escuchamos que preparó una viña con exquisito cuidado y con...

    +
  • Los viñadores ciegos

    XXVII viernes del Tiempo Ordinario2 octubre, 2020

    Cuando escuchamos el mensaje de los evangelios de estos domingos no podemos quedarnos de brazos cruzados, porque Jesús está denunciando la falta de confianza de los fieles a lo largo...

    +