16 de septiembre 2022

«Encontré el amor de Dios. Un amor tan grande, que todo en comparación me sabía a poco»

Natalia Guardiola Muñoz, murciana de 29 años, ingresó el pasado 10 de septiembre en el convento de Santa Verónica de las Hermanas Pobres de Santa Clara de Algezares. Hoy comparte su testimonio vocacional con nosotros.

Me presento, soy Natalia, y pertenezco a la fraternidad de las Hermanas Pobres de Santa Clara, en Algezares. Si hoy estoy aquí, es por gracia del Padre. Mis planes de vida eran otros, pero ya se sabe: «Cuanto dista el cielo de la tierra, así distan mis caminos de los vuestros y mis planes de vuestros planes», y doy gracias por ello.

Nací en una familia cristiana y numerosa, siendo la segunda de siete hermanos. Siempre he estado rodeada de niños y cuidarlos me ha entusiasmado desde que era pequeña. Por eso estudié Educación Infantil y siempre he querido formar una familia. En lo profesional nunca me ha faltado trabajo, pronto me interesé por la educación libre, crianza respetuosa… y formé parte de proyectos nuevos relacionados con ello. Alcancé reconocimiento por mi trabajo, me independicé, y logré, prácticamente, todas las aspiraciones que me había propuesto. Tenía amigos, dinero, libertad para entrar y salir, viajar y hacer cualquier cosa que me planteara, y en el fondo de todo ello, no encontraba la felicidad. «¿La vida es esto?», me preguntaba. «¿Esto es a lo máximo a lo que aspiro: tener casa, hijos, dinero, vacaciones, amigos, experiencias? ¿Tener, tener, tener…?».

¡Yo no quería tener! Intuía que la vida era otra cosa. No quería conformarme con eso. Yo quería vivir sin poseer, amar sin poseer, en ello había experimentado la verdadera libertad, la verdadera felicidad. Hasta ahora, la vida consagrada no había tenido cabida en mí, no quería ni planteármelo. Tenía miedo. Yo quería donarme, sí, pero también cumplir mi proyecto. Conocía a las hermanas desde hacía años, pero hacía tiempo que no iba a visitarlas; y un día, paseando con una amiga por la Fuensanta le señalé el convento y me dijo que pasáramos a saludarlas, desde entonces cada vez que subía al convento, bajaba feliz.

Fui a un encuentro de chicas un fin de semana, que organizaron las hermanas y me quedé con ganas de más, entonces volví un finde, sola, a la hospedería; y yo, que hasta ese momento tenía miedo de que me cambiaran los planes, tuve tanta paz que dije: «¿Qué es lo peor que me puede pasar, que sea feliz?». Entonces pedí hacer la experiencia, esta vez, viviendo dentro de la casa, con ellas. Ahí encontré una comunidad de hermanas felices dándose. Un lugar en el que me sentía yo misma, amada, auténtica, sin necesidad de llevar máscaras ni aparentar. Una forma de vida en la que viviendo «sin propio» se experimentaba la libertad. Y, sobre todo, encontré el amor de Dios. Un amor tan grande, que todo en comparación me sabía a poco, que mi proyecto de vida me parecía banal. Que renunciar a lo que tenía era nada, a su lado; que lo que aquí encontraba era más.

Aquí he hallado todo lo que andaba buscando por otros lados, la felicidad. Aquí tengo la certeza, la paz de saber que estoy en el sitio que tengo que estar. Tengo los síntomas: la felicidad. Es como la pieza del puzle que intentas encajar aquí o allá con esmero, e incluso a la fuerza, y cuando encuentra su lugar, encaja sin esfuerzo.

Tengo mucho que aprender, esto es solo el comienzo, pero ya he emprendido mi camino, como dice santa Clara: «Con andar apresurado, con paso ligero, sin que tropiecen tus pies, ni se te pegue el polvo del camino, recorre segura y gozosa la senda de la felicidad».

Os deseo a vosotros lo mismo. Natalia.

Galería de imágenes

Volver a noticias

Suscríbete a nuestra lista y recibe semanalmente la publicación diocesana Nuestra Iglesia en tu correo electrónico.

Suscríbete

Información básica sobre protección de datos

Responsable del tratamiento

Obispado de Cartagena

Finalidad y legitimación

El tratamiento se realiza para la gestión de su solicitud y/o consulta a través de este sitio web. La base legitimadora es su consentimiento al rellenar y enviar el formulario y marcar la casilla de aceptación de la política de privacidad

Destinatario de cesiones

No se cederán datos a terceros, salvo que las excepciones legalmente previstas.

Destinatario de transferencia internacional

No se realizan transferencias internacionales.

Derechos de los interesados

A retirar su consentimiento en cualquier momento a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adiccional

Puede consultar aquí todos los detalles

Noticias relacionadas
  • Nombramientos y decretos del obispo de Cartagena
    IX lunes del Tiempo Ordinario7 marzo, 2022

    A) PARROQUIAS/IGLESIAS 3 de febrero de 2022 • Parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Los Alcázares. Habiendo sido informado por el Rvdo. D. Rubén Córdoba Cerezo, párroco de Nuestra Señora de...

    +
  • Nombramientos de sacerdotes
    XVIII viernes del Tiempo Ordinario28 julio, 2023

    1. Rvdo. D. Jaime Palao Rubio es nombrado vicario parroquial de la Parroquia San Miguel Arcángel de Murcia; cesando como vicario parroquial de San Juan Bautista de Archena. 2. Rvdo. D...

    +
  • El Hospital Virgen del Castillo de Yecla reabre la capilla
    viernes del Tiempo Ordinario20 noviembre, 2020

    Tras ocho meses sin capilla, el Hospital Virgen del Castillo de Yecla vuelve a tener un lugar sagrado de oración en el que celebrar la Eucaristía. La capilla tuvo que...

    +
  • La Fuensanta llega el jueves a Murcia
    XXIII martes del Tiempo Ordinario3 septiembre, 2019

    La imagen de la Virgen de la Fuensanta, patrona de la ciudad de Murcia y su huerta, abandonará este jueves su santuario para bajar a la capital con motivo de...

    +