31 de julio 2018

Salvador y Finita: dos misioneros murcianos en Ecuador

XVIII martes del Tiempo Ordinario

Este matrimonio llegó al país americano hace 33 años, una experiencia y un tiempo que no cambiarían “por nada del mundo”.

Finita Esteban García y Salvador Hernández Egea, más conocidos en Ecuador, donde son misioneros, como ‘los hermanitos’, llegaron a este país en marzo de 1985 para iniciar una vida entregada a los más necesitados y a la evangelización.

Ambos nacieron hace 72 años, él en Murcia y ella en Cartagena. Tras casarse vivieron en la capital del Segura y después en San Javier, desde donde fueron enviados a la misión por Mons. Javier Azagra a la Diócesis de Azogues, en Ecuador. En aquel momento el Obispo de dicho lugar pidió misioneros. La intención de ellos era ir a África, una tierra que ya conocían, pues habían trabajado allí varias temporadas. “Nos dejamos convencer y donde Dios nos llamó, allí nos fuimos, a pleno trabajo, a plena vida y no lo cambiaríamos por nada ni por nadie en este mundo”, añade este matrimonio.

Comenzaron su vida como misioneros con una experiencia de seis meses, para conocer el trabajo que allí tenían que realizar y la zona, pero no volvieron a España hasta 10 años después, “por obligación” y por poco tiempo, pues enseguida regresaron a Ecuador.

Con los años, su labor ha ido creciendo: desde la pequeña parroquia en la que empezaron, pasando por la formación de grupos en toda la Diócesis de Azogues, con sus 30 parroquias y comunidades; hasta el día de hoy, en que su labor cubre necesidades en todo Ecuador. “Nosotros llevamos de misión desde que nacimos”, comenta entre risas Finita. “Aquello es hermosísimo y disfrutamos mucho porque la gente responde. Además, el cariño y el amor que nos han dado allí es admirable”.

En misión anunciadora

La misión de esta pareja es la evangelización. “Falta gente que evangelice, que, como dice el Papa Francisco, lleve el mensaje más hermoso que tenemos en este mundo. Y eso es lo que nosotros tratamos de hacer: llevar la alegría del Evangelio, con todo lo que ello implica y complica”, dice Salvador.

Para esto, Finita y Salvador dirigen y forman a grupos que se crean por las distintas diócesis, con padres de familia (consiguen reunir entre 500 y 1.000) e hijos, a quienes imparten catequesis familiares. También lo hacen con catequistas, religiosos y sacerdotes. “Todo el que quiere ser evangelizado y meterse en el meollo del Evangelio, con nosotros, lo consigue”.

¿Cómo ayudarles?

“Lo principal es la oración, que se acuerden de nosotros. Y si alguien quiere enviarnos un correo electrónico, también lo recibimos con gusto”, remarca Salvador. “No necesitamos nada material. Nosotros no tenemos nada propio, ni coche ni casa. Todo es prestado. Pero ya hay 123 personas que nos han dado la llave de sus casas y nos las han ofrecido (casas parroquiales, conventos, monasterios, casas privadas…). No tenemos nada y lo tenemos todo. Así que la mejor ayuda es la oración”.

Volver a noticias

Suscríbete a nuestra lista y recibe semanalmente la publicación diocesana Nuestra Iglesia en tu correo electrónico.

Suscríbete

Información básica sobre protección de datos

Responsable del tratamiento

Obispado de Cartagena

Finalidad y legitimación

El tratamiento se realiza para la gestión de su solicitud y/o consulta a través de este sitio web. La base legitimadora es su consentimiento al rellenar y enviar el formulario y marcar la casilla de aceptación de la política de privacidad

Destinatario de cesiones

No se cederán datos a terceros, salvo que las excepciones legalmente previstas.

Destinatario de transferencia internacional

No se realizan transferencias internacionales.

Derechos de los interesados

A retirar su consentimiento en cualquier momento a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adiccional

Puede consultar aquí todos los detalles

Noticias relacionadas