17 de octubre 2016

“Sal de tu tierra” es la invitación del Domund para este año

XXIV lunes del II Tiempo Ordinario

El Delegado de Misiones de la Diócesis de Cartagena, José Luis Bleda, ha presentado en el Palacio Episcopal la campaña diocesana para la Jornada Mundial de las Misiones, Domund, que tendrá lugar este domingo 23 de octubre. “Sal de tu tierra” ha sido el lema elegido este año por Obras Misionales Pontificias, organismo de la Santa Sede que se encarga de la acción misionera de la Iglesia.

La campaña hace una “invitación a seguir construyendo la Iglesia en salida”, explicaba el delegado episcopal. Una invitación que, hace ya 90 años, hizo por primera vez el Papa Pío XI, quien instituyó esta colecta.
“Animar a salir en misión y a dar a conocer las misiones que existen”, decía el sacerdote, es también objetivo estos días. En concreto, la Diócesis de Cartagena cuenta con 136 misioneros “aunque hay más que no tenemos contabilizados”, puntualiza José Luis Bleda. Entre ellos hay dos obispos, 22 sacerdotes, 36 religiosos, 65 religiosas y 11 misioneros laicos (siete mujeres y cuatro hombres); la mayoría de ellos están en países del continente americano.
El acto central de la campaña será este domingo con la colecta del Domund, en la que el dinero recogido irá destinado al sostenimiento de las misiones de la Iglesia. Día en el que también tendrá lugar la celebración del Jubileo de la Misericordia para misioneros y migrantes, a las 17:30 horas en la Catedral.
Pero, además, hay otras actividades previstas para esta campaña, que comienzan mañana, 18 de octubre, con la oración de Vísperas en el monasterio de Santa Ana de Murcia, a las 17:30 horas, donde además, un misionero dará su testimonio. El sábado, en la capilla de las Misioneras de la Caridad y la Providencia de Jumilla, habrá una vigilia de oración a las 20:30 horas. Y la última será el día 28 de octubre en Cartagena, en la parroquia de San Ginés de la Jara, a las 20:30 horas.
Rosa Zamora, abuela y misionera
A la presentación de la campaña, junto al delegado de misiones, ha asistido Rosa Zamora, una de las misioneras de la Diócesis de Cartagena. Ella, el 31 de mayo de 2007, a sus 67 años, emprendió un viaje que le cambiaría la vida. Es viuda, tiene 2 hijos y 3 nietos, pero un día decidió dejarlo todo por los más pobres. Su intención, en un principio, era estar entre 6 meses y un año de misiones en Honduras, “pero ya no voy a volver”, asegura.
Esta cartagenera hace hincapié en que vivir allí es una experiencia que “engancha”. Actualmente se encuentra en la Parroquia Emmanuel, del municipio de San Manuel, del Departamento de Cortés, que tiene una extensión de 138 kilómetros cuadrados. Sus tareas se centran en el dispensario y el comedor, así como en otras actividades en las que es reclamada. “Allí los ancianos no tienen nada… Hay gente pobre que llega al dispensario y no tiene nada, pero se le atiende igual”, explica Rosa. “Siento que allí yo puedo dar un poquito de aliento y ayudar”, algo que aquí no puede hacer, dice, por su edad; “aunque yo no enseñe, aprendo; y aunque no dé, recibo”, y eso le empuja a seguir.
Al igual que Rosa, 13.000 misioneros españoles son enviados a otros países para ayudar a los más desfavorecidos, colaborando en el anuncio del Evangelio y la defensa de la dignidad de las personas.

 

Volver a noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de nuestro blog.

Suscríbete
Noticias relacionadas