Reflexiones semanales
14 de julio 2019

Un amor de misericordia

XV domingo del Tiempo Ordinario

“Buscad al Señor y vivirá vuestro corazón”, escuchamos en este domingo en el salmo 68. Esta palabra de aliento se dirige también a todos los que vivimos en esta época, a nuestra sociedad en concreto, la cual parece estar satisfecha con todos sus adelantos de la ciencia y de la sabiduría humana y parece no necesitar nada, sin embargo, muchos conciudadanos padecen de soledades. Lo que son las cosas. En medio de nuestro hipócrita mundo, la Palabra insiste en que no tengamos reparo en buscar a Dios si queremos alcanzar la paz del corazón. Seamos sinceros, ¿quién no tiene la necesidad de mantenerse en la verdad, de reconocer cada uno dónde está y cuales son nuestras dificultades sin disimulos? La primera condición que se nos pide es la fortaleza y la humildad para mirar a Dios a la cara.

El Evangelio iluminará nuestra mente cuando veamos a Jesús inmerso en el diálogo con un letrado, que pretendía ponerle en un aprieto por la interpretación de la ley, pero Jesús le abre un horizonte nuevo, más amplio y hermoso, que este hombre no esperaba. El Señor le responde con serenidad y con sencillez por medio de una parábola y, cuando termina el relato, le pregunta al letrado acerca de quién es el prójimo de la parábola y ¡es el mismo letrado quien se contesta su capciosa primera pregunta! “Prójimo fue el que practicó la misericordia”, dijo el anónimo letrado. La sabiduría divina condujo a este hombre a concluir que hay que caminar por las sendas del amor. Jesús lo llevó a su terreno con el ejemplo que le puso, pero no terminó ahí el Señor, sino que le ayudó a entender que la solución está en el amor, que no dudara en cumplirlo, porque el amor le acercaría a Dios y al hombre.

Benedicto XVI explicó estas cosas en su primera Encíclica, Deus cáritas est, y vuelvo a ella, porque es necesario entender bien la razón de una vida ejemplar. El Papa nos está dando la respuesta que nos hubiera gustado a nosotros darle al letrado: “Mi prójimo es cualquiera que tenga necesidad de mí y que yo pueda apoyar. Se universaliza el concepto del prójimo, pero permaneciendo concreto” (DCE.15). Con la parábola de Jesús, la del buen samaritano, da explicación de lo que significa el amor que proclama, y así lo recoge el Papa: “Ahora el amor es ocuparse y preocuparse por el otro. Ya no se busca a sí mismo, sumirse en la embriaguez de la felicidad, sino que ansía más bien el bien del amado: se convierte en renuncia, está dispuesto al sacrificio, más aún, lo busca” (DCE.6).

La conclusión de todo esto no puede ser más bella, es atemporal, porque nos vale para las personas de cualquier época, también para las personas del s. XXI: “La caridad cristiana es la respuesta inmediata a una necesidad inmediata”.

El Papa Francisco nos ayuda a tomar tierra, nos acerca a nuestro hoy de cada día y nos ayuda a responderle a Cristo desde la caridad: la vocación laical es ante todo la caridad en la familia, la caridad social y la caridad política: es un compromiso concreto desde la fe para la construcción de una sociedad nueva, es vivir en medio del mundo y de la sociedad para evangelizar sus diversas instancias, para hacer crecer la paz, la convivencia, la justicia, los derechos humanos, la misericordia, y así extender el Reino de Dios en el mundo”.

Mucho ánimo, ahí está tu camino.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Otro plan de vida

    XIV viernes del Tiempo Ordinario3 julio, 2020

    Cuando existe gente que pregona sus grandezas y luce al exterior sus grandes gestas, marcadas por una egolatría feroz; cuando encontramos por las calles el lujo, la ostentación y el...

    +
  • ¡Viva el Papa!

    XIII viernes del Tiempo Ordinario26 junio, 2020

    En la primera lectura se pone de relieve la grandeza de una familia que acoge al profeta Eliseo por ser el hombre de Dios. Este gesto de generosidad resalta la...

    +
  • Con Cristo, camina y confía

    XII viernes del Tiempo Ordinario19 junio, 2020

    En toda la Sagrada Escritura se canta la importancia de fiarse de Dios en todo instante, siempre, incluso en los momentos de mayor peligro por los que podamos pasar. Es...

    +
  • Corpus Christi, solemne caridad

    XI viernes del Tiempo Ordinario12 junio, 2020

    La primera lectura de este solemne día nos pone en contexto de realidad, como si la experiencia del pueblo de Israel en el desierto se estuviera repitiendo en estos meses...

    +