Reflexiones semanales
8 de noviembre 2020

Somos Iglesia, somos familia

domingo del Tiempo Ordinario

La belleza de lo sagrado nos seduce y nos acerca al corazón misericordioso de Dios, porque no es difícil encontrarlo. Nuestro Señor no está oculto, está cerca de quien le busca de verdad y, como a Moisés, se manifiesta con tanta claridad que sales con el rostro iluminado, su voz es tan seductora que es fácil prestar atención y tomar conciencia de la necesidad de seguirle y anunciarle. El Señor nos ha hecho un regalo maravilloso, ser sus hijos por el Bautismo y nos ha incorporado a su Iglesia, nos ha dado una familia. Así es como el Señor nos va acercando a su proyecto salvador. El creyente nunca pregunta si ha sido la casualidad o el azar el que se ha encargado de moverle, porque conoce la voz de Dios que le habla claro y nítido a su corazón. La iniciativa ha sido siempre del Señor y la invitación a permanecer unidos en la caridad es el estilo que nos marca. Precisamente este domingo, cuando celebramos el Día de la Iglesia Diocesana, deberíamos potenciar la pertenencia a esta familia, a la Diócesis de Cartagena en la Región de Murcia. Somos una Iglesia, asamblea de hermanos, que seguimos los pasos de Jesús de Nazaret.

Vemos nuestra Iglesia diocesana como un don y una tarea. Un don, porque todo en ella es gracia y porque en ella recibimos los sacramentos, el regalo de la Eucaristía. Como Dios nos conoce por dentro y sabe de nuestras fragilidades nos ha asegurado la fuerza del Espíritu Santo para que nos acompañe en el camino de la fe y nos asegure la salvación. Ser Iglesia es también una tarea, porque, habiendo recibido tanto de Dios, no podemos menos que responder y colaborar con su obra de salvación; esta es nuestra respuesta, la evangelización, porque quien vive la fe está llamado a comunicarla.

Este año vamos a tener la oportunidad de acercarnos más a los primeros pasos de la Iglesia naciente, porque nos hemos comprometido a leer los Hechos de los Apóstoles y veremos la urgente necesidad de anunciar el Evangelio. Este es el encargo recibido, comunicar la experiencia del encuentro con el Resucitado, que arde en el interior del evangelizador por la necesidad de que todos conozcan la Buena Noticia. Anunciar el Evangelio exige mucho amor, temple y capacidad de aguante y de sacrificio, de ardor incansable. Un apóstol es una persona tenaz por la responsabilidad y por la palabra dada al Señor.

La invitación que os hago este año con motivo del Día de la Iglesia Diocesana no es a olvidar, sino a fortalecer, actualizar, renovar o restaurar la vida en Cristo, de Él hemos aprendido lo que significa amar de verdad, hasta dar la vida. Pido al Señor que sepamos imitarle en la entrega, hasta la cruz, con más razón por las necesidades que está creando la pandemia entre todos nosotros, por eso estoy llamando a tu puerta, con la confianza de ser escuchado, sabiendo que aceptarás de buen grado mi solicitud de ayuda, porque no podemos cerrar los ojos ante los hermanos. Es necesario seguir sembrando siempre esperanza y consuelo. Solo el que está dentro de la Iglesia conoce bien que los pobres no pasan desapercibidos y que abrimos las puertas del corazón, como se responde por medio de Cáritas y de Jesús Abandonado a la llamada de los más desfavorecidos, con urgencia.

Hoy os pido que seáis generosos y colaboréis económicamente para sostener las necesidades de la Iglesia diocesana. Existen muchas formas de hacerlo, desde el que prefiere la bandeja en la Misa, al que tiene domiciliada a favor de la Diócesis su limosna, esta forma desgrava en vuestra cotización a Hacienda. Otra forma es poner la X en la Declaración de la Renta. Os agradezco la colaboración y el interés que manifestáis siempre. Tened la seguridad de que rezo por vosotros.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Aquí está vuestro Dios, aquí está el Señor

    I viernes de Adviento4 diciembre, 2020

    Isaías es el profeta de la esperanza. La primera lectura de este domingo es sobrecogedora, porque nos envuelve con la ternura de unas palabras que llegan al corazón, palabras que...

    +
  • ¡Ojalá rasgases el cielo y bajases!

    27 noviembre, 2020

    Gritos de confianza se oyen en la primera lectura, son las aclamaciones de la experiencia religiosa de un pueblo, que sabe que, a pesar de las fechorías que ha cometido...

    +
  • Jesucristo, Buen Pastor, es el Rey del Universo

    viernes del Tiempo Ordinario20 noviembre, 2020

    La liturgia nos centra en Cristo, que nos habla de un rebaño de ovejas y de un pastor. Jesucristo es un rey muy particular, su reino no se parece en...

    +
  • Jornada Mundial de los Pobres

    viernes del Tiempo Ordinario13 noviembre, 2020

    El Santo Padre nos anima a seguir los pasos de Nuestro Señor con generosidad, a salir de la indiferencia, de pasar de largo, y nos pide, como buenos samaritanos, que...

    +