Reflexiones semanales
30 de junio 2019

Señor, mi suerte está en tu mano

XIII domingo del Tiempo Ordinario

En esta semana, el evangelista san Lucas nos presenta una decisión firme de Jesús: ponerse en camino hacia Jerusalén, un viaje que terminará con la glorificación del Señor y la realización de la voluntad del Padre. A partir de este momento comienza una historia nueva para la humanidad, porque esta va a ser testigo de primera mano de la voz de Dios en la predicación de Jesús y podrá ver los signos extraordinarios que irá haciendo Nuestro Señor en el camino de la vida. El evangelista san Lucas se encargará de presentar a Cristo con el bello rostro de la misericordia entrañable, el poder de su Palabra y el amor a todos, porque se le podrá ver siempre cerca de los necesitados, de aquellos que van por la vida a su suerte, de los enfermos y proscritos, los expulsados o desterrados de la sociedad… Jesús está cercano a todas las periferias humanas y les da de comer, les mirará con ojos de fraternidad, tendiendo las manos a todos. Jesús pasó haciendo el bien. No dejó de atender a todos los que desde los caminos le gritaban pidiéndole ayuda, ni dejó de perdonar los pecados, invitando a todos a mirar al Padre. Su fama fue cundiendo rápidamente por todo el país y se le admiraba.

Jesús sabe que su meta es la cruz y sigue adelante con una ejemplar obediencia al Plan del Padre; ya desde ahora, caminará como cordero llevado al matadero, de sus labios nunca salieron ni quejas, ni lamentos; ante esto no abrió la boca, caminaba con libertad absoluta, con la firmeza del que ha dicho que la voluntad del Padre es su guía, hasta llegar a la Pascua, a la glorificación del Señor. Jesús estaba decidido a caminar hasta Jerusalén y no quiso dar vueltas, por eso decidió atravesar Samaría, a pesar de las dificultades que planteaba esa ruta, porque ya sabéis que judíos y samaritanos no se llevaban bien. Y ahí está Jesucristo, dando la lección de humildad más grande de la historia con una serenidad ejemplar, cumpliendo Él, primero, lo que luego les aconsejará a sus discípulos, ante las represalias e insultos de los samaritanos: “amad a vuestros enemigos… orad por los que os injurian… sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso” (Lc 6,27-28.36).

Jesús no va solo en el viaje a Jerusalén, le acompañan los discípulos, los que respondieron afirmativamente a la invitación que les hizo el Señor para que le siguieran. Jesús quiso expresamente implicar a estos hombres y les llamó por su nombre para ser pescadores de hombres, les iluminó su inteligencia y el corazón para que se pusieran en camino y así lo hicieron. Estos hombres fueron valientes, lo dejaron todo, a pesar de no saber a dónde iban, sólo se fiaron de Jesús y se pusieron en marcha con coraje, dejando atrás todas las “seguridades”, iban a lo desconocido, con la fuerza del Espíritu de Dios, aunque no le conocían aún. Cuando eres guiado por el Señor, el corazón experimenta una profunda e inexplicable alegría, y esto les pasó a estos hombres, se pusieron a disposición de Dios con una gran generosidad y se abandonaron en Jesús, que les daba seguridad.

Ellos comenzaron a experimentar junto a Jesús que deben confiar en la voluntad del Padre, es una de las primeras lecciones aprendidas; que deben hacer silencio en el interior para escuchar la voz de Dios y hacer que emerja en el corazón el deseo del encuentro en la fe con Él, por medio de la oración.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Domingo de Ramos, semana de Pasión

    VI jueves de Cuaresma2 abril, 2020

    Comenzamos una Semana Santa con toda la grandeza y sentido de siempre, pero de una manera especial al no ver las procesiones por nuestras calles y plazas. ¿Se ha apagado...

    +
  • Jesús es la Vida

    V viernes de Cuaresma27 marzo, 2020

    Fluye la Cuaresma conectando los circuitos de nuestra razón y empapando de esperanza viva las secas esponjas de ánimos cansados. Cada día se hace más interesante la cercanía con Dios...

    +
  • La mirada de Jesucristo

    IV viernes de Cuaresma20 marzo, 2020

    Estamos participando en la liturgia cuaresmal de una catequesis bautismal, porque la Palabra de Dios nos está acercando a Cristo, que es la Palabra, el agua que salta a la...

    +
  • Cristo es el agua viva

    III viernes de Cuaresma13 marzo, 2020

    “Si conocieras el don de Dios”, le dice Jesús a la samaritana. No estaría nada mal que cada uno se aplicara el mensaje, que se abriese a la experiencia de...

    +