Reflexiones semanales
2 de agosto 2020

La compasión del Señor

XVIII domingo del Tiempo Ordinario

El evangelista san Mateo nos presenta a Jesús solidario con nosotros, no solo nos predica el Reino, nos da a conocer al Padre, nos alivia los dolores y perdona nuestros pecados, sino que, además, nos da el alimento de cada día. El evangelio señala concretamente unas intervenciones de Jesús que están muy alejadas de alguien a quien no le importamos. Lo primero que dice es que vio a la muchedumbre; segundo, que sintió compasión; tercero, que curó a los enfermos que traían y, después, les dio de comer, porque estaban extenuados. Son signos de cómo es el corazón de Dios y que verdaderamente está volcado hacia nosotros con ternura. Con sencillez y humildad se ha presentado Jesús a la humanidad para hacerse visible, accesible a todos, pero es importante que cada uno de nosotros sepa acercarse a Él con el mismo estilo y apear nuestras grandezas y orgullos, porque estas cosas no dialogan con Dios.

Por otra parte, un suspiro, y ya estamos en el mes de agosto. Como todos los años, este mes será una oportunidad para el descanso, también en la Delegación de Medios de Comunicación Social de la Diócesis, así que no se abandonan las actividades normales, se posponen hasta el mes de septiembre, con el deseo de un merecido descanso para todos. Cuidaos.

Os voy a dejar con unos deberes muy sencillos. Para cuando volvamos el próximo mes, ya estará preparado el proyecto pastoral de la Diócesis de Cartagena para el nuevo curso, pero os sugiero que leáis despacio durante estos días los Hechos de los Apóstoles, porque este libro nos servirá de referencia para nuestros quehaceres del próximo curso. La intención es aproximarnos a los primeros pasos de la Iglesia que no fueron nada fáciles y ver cómo se fueron abriendo camino. Si hoy vemos dificultades, presiones y persecuciones, en los primeros pasos de la Iglesia también los tuvieron.  Os ruego que lo toméis en serio, que leáis con atención, que saquéis los temas fundamentales a vuestro juicio: la presencia de Dios ante los temores y persecuciones, las claves para una comunidad que comenzaba, en qué cosas se ponían los acentos, cómo fueron enviados a la misión y en qué condiciones, cómo vivieron aquella experiencia, el comienzo de la misión, la centralidad de Cristo… Los Hechos de los Apóstoles va a ser un elemento inspirador para cada uno de los aspectos que vamos a trabajar en el próximo curso, será el hilo conductor en la próxima carta pastoral.

Confío en la protección de la Santísima Virgen María, que como Madre nuestra, nos ampara bajo su manto de misericordia y nos presentará ante su Hijo Jesucristo, para que todas nuestras tareas en pro de la caridad pastoral las conozca el autor de la Vida. Unido en la oración, recibid mi bendición. Feliz verano.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • La compasión del Señor

    XVIII viernes del Tiempo Ordinario31 julio, 2020

    El evangelista san Mateo nos presenta a Jesús solidario con nosotros, no solo nos predica el Reino, nos da a conocer al Padre, nos alivia los dolores y perdona nuestros...

    +
  • Jesús es nuestro mayor tesoro

    XVII viernes del Tiempo Ordinario24 julio, 2020

    Encontraremos en la celebración de la Eucaristía de este domingo las prioridades de la vida cristiana: primero, el Reino de Dios y su justicia, y lo demás, puede esperar. El evangelista...

    +
  • Jesús nos habla del trigo y de la cizaña

    XVI viernes del Tiempo Ordinario17 julio, 2020

    Alguno pensará que el Señor se entretiene en contarnos cosas sin importancia, las cosas pequeñas del día a día y, claro, para nosotros que somos gente “maravillosa” parece que se...

    +
  • Salió el sembrador a sembrar… la Palabra

    XV viernes del Tiempo Ordinario10 julio, 2020

    “La Palabra de Dios es como un canto a varias voces, en cuanto Dios la pronuncia de muchas formas y de diversos modos (cf. Hb 1, 1), dentro de una...

    +