Reflexiones semanales
23 de octubre 2022

La bondad del corazón de Dios

XXX domingo del Tiempo Ordinario

En este domingo, la Palabra de Dios sigue centrada en la enseñanza sobre la oración, especialmente en la actitud humilde que hemos de tener ante Dios. En la primera lectura, en el libro del Eclesiástico, se afirma que Dios tiene cierta debilidad por los pobres y los humildes, pero prestad atención también al salmo responsorial, que insiste: «Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha... el Señor está cerca de los atribulados». Jesús retoma todo esto y nos dice que nuestra postura ante Dios no puede ser de orgullo y autosuficiencia, sino de humildad y sencillez en nuestra vida. Ya estamos acostumbrados al estilo de Jesús, que nos dice cosas importantes con un lenguaje sencillo, en parábolas. En este caso nos propone la parábola de un fariseo, que más que rezar a Dios, se reza a sí mismo y que desde el pedestal de sus grandezas canta su propia historia. Por otra parte, el otro protagonista es un publicano, que se presenta delante de Dios reconociendo que todo lo que hace no está bien y no puede atribuirse ningún mérito, sino que todo lo espera de la bondad de Dios. Conviene detenerse un momento para poder distinguir bien lo que nos quiere decir el Señor, y no es precisamente hacer una comparación entre un pecador y un justo, sino en la diferencia que existe entre uno que se reconoce sencillamente un pecador y el otro que se considera el bueno, el mejor, el más “justo” y satisfecho de sí mismo.

Lo que nos pide el Señor Jesús no son las grandezas que vamos contando, nuestros grandes “méritos”, sino si sabemos amar de verdad y nos pone el ejemplo de este fariseo, que no sabe amar. Conviene fijarse solo en cómo se relaciona con Dios y cómo trata a sus semejantes. Ese hombre se considera justo, pero tiene poca fe dentro. Jesús dice que este no sale del templo perdonado. Mientras que el publicano, que es pecador, que se presenta con mucha humildad ante el Señor con la conciencia clara de su culpa, es otra cosa, ha pecado, pero tiene mucha fe dentro. Este sí es atendido.

Estamos ante una ocasión maravillosa para respondernos a nosotros mismos sobre nuestra condición de hijos de Dios; y si somos hijos, somos hermanos de los demás; tendremos que responder sobre cómo tratamos a los otros. Si nos conociéramos más profundamente, incluidos nuestros fallos con Dios y con los demás, nuestra oración sería mucho más cristiana y eficaz, más sencilla, transparente y sincera. Si atendemos bien esta enseñanza aprenderemos a confiar más en Dios, que no nos abandona y que sale a nuestro encuentro con el perdón y la misericordia, por el gran amor que nos tiene. Aprenderemos que no es nuestro el mérito, sino que este está en la bondad de Dios, que siempre nos escucha y atiende nuestras súplicas.

Feliz domingo.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Necesitamos escuchar a Dios

    X viernes del Tiempo Ordinario7 junio, 2024

    Las lecturas de la Palabra de Dios de esta semana nos proponen una serie de temas de mucha fuerza, a los que tenemos que prestar atención, porque nos llevan a...

    +
  • Solemnidad del Corpus Christi

    IX viernes del Tiempo Ordinario31 mayo, 2024

    Comencemos a deshojar los más bellos pétalos de los claveles y rosas para el Amor de nuestros amores, esencial ejercicio para primorosas manos enamoradas, a las que invito a elevar...

    +
  • Un solo Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo

    VIII viernes del Tiempo Ordinario24 mayo, 2024

    En este domingo, que sigue a Pentecostés, celebramos la Santísima Trinidad. Por la Sagrada Escritura, los creyentes podemos llegar a conocer la intimidad de Dios mismo, descubriendo que él no...

    +
  • Pentecostés: enviados a la misión

    VII viernes de Pascua17 mayo, 2024

    Este domingo celebramos que Cristo resucitado nos da su Espíritu y concluimos las siete semanas de la Pascua. ¿Os imagináis la transformación que tuvo lugar en aquella primera comunidad de...

    +