Reflexiones semanales
24 de mayo 2020

La Ascensión del Señor

VIII domingo de Pascua

Estamos en un momento muy interesante de la vida de la Iglesia, cuando el Señor está cercano a los que le habían estado siguiendo para ayudarles y fortalecerles en la fe. En la primera lectura podemos oír sus palabras: “Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines del mundo”. Me imagino cómo recibirían estas palabras de aliento, cómo sería la motivación que sacaron para comenzar la aventura de la predicación sin miedo. Seguro que estarían pensando que lo que sucedería a partir de ese momento sería obra de Dios, no de ellos y que se iban a sorprender de cómo actúa el Señor. Está claro que es importante potenciar la fe en Cristo Jesús, pedirle al Señor esta virtud, que la necesitaremos para la predicación y para dar testimonio de vida… La misma vida entregada al anuncio del Evangelio les haría caer en la cuenta de que no era fácil la tarea, pero debían permanecer con el que les estaba dando fuerza y con quien les daba seguridad y confianza, incluso en medio de la adversidad. La Iglesia es experta tanto en alegrías como en persecuciones, pero nunca ha cambiado su mensaje de misericordia, de saber perdonar las ofensas, de hacer el bien, porque conoce las palabras de la Escritura: “Es mejor padecer haciendo el bien, si tal es la voluntad de Dios, que padecer haciendo el mal” (1Pe 3,15-17). Que no le extrañe a nadie eso de poner la otra mejilla, se ha aprendido del Señor… el mandamiento principal es el del amor, amar incluso a los enemigos.

Ahora, haz un esfuerzo por “bajar a tierra”, mira a tu alrededor y siente cómo el Señor te pide que busques siempre hacer la voluntad del Padre, iluminada por el Espíritu y que escuches la Palabra en un contexto de oración. Que Jesucristo es el único Salvador. Afronta el hoy de cada día con paciencia y con perseverancia, que todavía es tiempo de conversión y procura estar vigilante, para no perder el rumbo a Dios.

La Iglesia nos recuerda hoy que estamos en un tiempo de compromiso, de anuncio, de misión, que no se nos olviden los meses que hemos pasado y lo que nos ha supuesto estar en casa. Hay que anunciar a quien nos da la Vida, al que es la Verdad, por eso la Iglesia nos invita a celebrar la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, al servicio de la humanidad. Los periodistas y todos los profesionales de la comunicación prestáis un servicio esencial a la sociedad con una información veraz; vosotros acortáis las distancias y abrís una ventana a la esperanza. Vuestra vocación es necesaria para la humanidad, porque, a la vez que narráis los episodios dramáticos, destacáis los maravillosos ejemplos de entrega y solidaridad. Vuestro servicio nos ha ayudado mucho en estos meses pasados y os estamos muy agradecidos porque habéis estado en primera línea para ofrecer los relatos al día.

El papa Francisco insiste en reconocer las nuevas tecnologías y las redes sociales como un medio para crear una cultura de encuentro, de acercarnos más unos a otros, donde se perciba el sentido de la unidad de la familia humana, que nos impulse a la solidaridad y al compromiso serio por una vida más digna para todos.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • La compasión del Señor

    XVIII viernes del Tiempo Ordinario31 julio, 2020

    El evangelista san Mateo nos presenta a Jesús solidario con nosotros, no solo nos predica el Reino, nos da a conocer al Padre, nos alivia los dolores y perdona nuestros...

    +
  • Jesús es nuestro mayor tesoro

    XVII viernes del Tiempo Ordinario24 julio, 2020

    Encontraremos en la celebración de la Eucaristía de este domingo las prioridades de la vida cristiana: primero, el Reino de Dios y su justicia, y lo demás, puede esperar. El evangelista...

    +
  • Jesús nos habla del trigo y de la cizaña

    XVI viernes del Tiempo Ordinario17 julio, 2020

    Alguno pensará que el Señor se entretiene en contarnos cosas sin importancia, las cosas pequeñas del día a día y, claro, para nosotros que somos gente “maravillosa” parece que se...

    +
  • Salió el sembrador a sembrar… la Palabra

    XV viernes del Tiempo Ordinario10 julio, 2020

    “La Palabra de Dios es como un canto a varias voces, en cuanto Dios la pronuncia de muchas formas y de diversos modos (cf. Hb 1, 1), dentro de una...

    +