Reflexiones semanales
7 de marzo 2021

Jesús, Palabra de Dios cumplida

II domingo de Cuaresma

Cuando escuchemos las lecturas de la liturgia de este tercer domingo de Cuaresma pasará por delante de nuestros ojos toda la Historia de la Salvación, donde se presta una atención especial a los mandamientos de la ley de Dios; estos vienen a ser los grandes principios que estableció con su pueblo después de la liberación de la esclavitud y en ellos están recogidos los fundamentos de la ley mosaica. Jesús, que no ha venido a destruir la ley, sino a darle cumplimiento, es la Palabra de Dios cumplida y en Él toman cuerpo los mandamientos de la ley de Dios, manteniendo el mismo sentido, abriendo los ojos de sus oyentes para que capten la verdadera fe. El Dios que liberó a su pueblo e hizo después una Alianza con él, el Dios de Israel que cuida y protege a los suyos desde siempre, está cercano a las súplicas y escucha los lamentos de su gente, tanto que les hizo la promesa de enviarles al Mesías. Pues, Cristo es la promesa cumplida, la fuerza de Dios y la sabiduría de Dios, como decía san Pablo.

El relato evangélico tiene una actualidad muy grande, el evangelista está queriendo llevar a sus oyentes a que descubran el espíritu de la Nueva Alianza, la vida nueva que está brotando. El relato de la expulsión de los mercaderes del templo es un gesto mesiánico y con este gesto Jesús nos exige una vida nueva, lejana a nuestros “jaleos” personales, nuestras mentiras, falsedades y de toda injusticia e impiedad, de nuestros “negocios”, para liberarnos de toda clase de esclavitudes. Jesús nos dice que no podemos tratar a Dios como tratamos a los demás, que nuestras vidas deben ser respuesta de agradecimiento a Dios por liberarnos de la esclavitud, de amor y alabanzas, que dejemos paso a la luz, a las manos limpias de sangre y de robos. El signo de Jesús en el templo está diciéndonos que donde está Dios hay verdad, libertad, paz, humildad, bondad, compasión, misericordia y perdón. Piensa un momento en esto, si queremos que Dios permanezca en medio de nosotros necesita limpieza y transparencia. Esta es la intención de la Iglesia para este tiempo de Cuaresma, que nos convirtamos de verdad, que volvamos el rostro a Dios y que nos dejemos iluminar por su luz para entrar en su descanso.

La experiencia de vida después de haber escuchado la Palabra es muy positiva, tal como nos narra el salmo 18, que nos dice que la ley del Señor es perfecta, descanso del alma; que sus mandatos son fieles, que instruyen al ignorante, que son rectos y alegran el corazón, que dan luz a los ojos, y que son verdaderos y justos… ¿No os parece que este tiempo de Cuaresma será una buena oportunidad para valorar la Palabra y los mandatos del Señor, puesto que son más preciosos que el oro fino y más dulces que la miel? En el mundo no vamos a encontrar el consuelo, porque pretende echar a Dios, ¡menos mal que nos queda la fe! Y, esta nos dice que la Palabra de Dios nos habla de parecernos al árbol plantado al borde de la acequia, si queremos dar fruto en medio de tanta sequía. Pero, para llegar a eso necesitamos abrirnos más y fiarnos de Dios, hacer silencio y decisión para limpiar nuestro interior de ruidos, negocios, intereses y cadenas; quiere el Señor que desaparezcan los deseos vanos e inútiles, que dejemos de perseguir las intenciones imperfectas y mundanas, las distracciones y pensamientos que te impiden poder escuchar la voz de Dios.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Si no tengo amor, no soy nada

    IV viernes de Pascua13 mayo, 2022

    Dice el Evangelio que era de noche cuando salió Judas para consumar la traición contra el Maestro. Es una narración breve, llena de sentido, pero cargada de sentimiento. Jesús estaba...

    +
  • Jesús da la vida por sus ovejas

    III viernes de Pascua6 mayo, 2022

    En este domingo reconocemos la labor de todos los sacerdotes que le han dicho sí al Señor y sirven de verdad a los hermanos, son los sacerdotes “con olor a...

    +
  • Comunidad sinodal

    II viernes de Pascua29 abril, 2022

    La Palabra de Dios en esta semana es para darnos cuenta de que estamos en las manos de Dios, porque, después de tantos acontecimientos y tantas pruebas, tenemos más razones...

    +
  • Tendremos un mañana

    I viernes de Pascua22 abril, 2022

    22Todavía suenan en nuestros oídos los cánticos de alabanza y los «¡aleluya!» por la resurrección del Señor; repican las campanas en sus campanarios y cantan a gloria con sus aleteos...

    +