Reflexiones semanales
27 de enero 2019

Jesús es la Palabra de Dios cumplida

III domingo del Tiempo Ordinario

En la Navidad tuvimos el gozo de celebrar el nacimiento del Verbo de Dios hecho carne, que ha acampado en medio de nosotros y en este domingo veremos a Jesús en la sinagoga de Nazaret leyendo un texto de Isaías. Este acontecimiento no puede pasar desapercibido porque el evangelista San Lucas le da una significación especial, se trata del comienzo de la vida pública de Jesús, cuando se dispone a anunciar a todo el mundo el Reino de Dios, la grandeza de la misericordia de Dios, después de su Bautismo y de ser ungido por el Espíritu, para que todo el mundo le reconozca como la promesa de Dios cumplida. Ahora es cuando hay que abrir los oídos, porque Dios va a hablar. El texto de la primera lectura nos sitúa después del destierro de la época persa, cuando el pueblo ya estaba de regreso en su tierra y allí pudo comprobar cómo Dios, con la fuerza de su Palabra, les había restaurado como pueblo, el templo y la dignidad, por eso era comprensible la reacción de la gente: “cuando Esdras abrió el libro a la vista de todos, el pueblo se puso en pie”.

En Nazaret, habla también Dios, cuando vemos a Jesús que atrae la atención de todos los presentes en la sinagoga y les anuncia que la Palabra se ha cumplido en su persona, que ahora, mirándole a Él puedes ver a Dios con tus propios ojos, sentirle cercano y escuchar la voluntad de Dios, que quiere que todo el mundo se salve y llegue al conocimiento de la Verdad. El Señor está tan próximo que a Él pueden llegar los pobres, los marginados, los pecadores y los últimos, a todos aquellos a los que se les había negado el acceso, porque Dios tiene sus puertas abiertas y nadie está excluido de su amistad, no hay marginados, más aún, para Dios, los últimos serán los primeros, porque para Dios nadie es extraño. La fama de Jesús comienza a extenderse.

Jesús comienza su ministerio en la sinagoga de Nazaret de Galilea como un profeta de buenas noticias: “Esta escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy” (Lc 4,21). Los compatriotas de Jesús se quedaron impresionados, lo conocían y no podían imaginarse que fuera profeta. Jesús está cantando al nuevo orden que ha comenzado a nacer en Él, está diciendo que la salvación ya está presente (Mc 2,19). La Buena Noticia, el Evangelio que anuncia, designa el mensaje gozoso de la salvación, este es el contenido de la predicación de Jesús, que irá acercándose cada vez más a su persona, hasta tal punto que podemos afirmar que Él es, no solamente el que predica el Evangelio, sino el contenido de ese mismo Evangelio.

Ya iremos viendo a lo largo de todo el Evangelio de San Lucas que el pueblo ve en Jesús a un profeta (Mc 8,28; Mt 21,11.46). Los profetas remiten siempre su autoridad a la autoridad de Moisés, sin embargo, Jesús no hace problema de esto, Él se coloca por encima de ella (Mt 5,21-48). Jesús habla con autoridad (Mc 1,22) y no tiene miedo en afirmar su manera de pensar: "pero yo os digo" (Mt 5,22). Jesús habla en su propio nombre (Mt 5), con "exousía", con poder, e impresiona a los oyentes por la originalidad de sus enseñanzas. La predicación de Jesús entra en el misterio de su revelación, es como una epifanía de la gloria del Hijo del hombre. La palabra remite a la "estructura ontológica" del Verbo encarnado.

Feliz domingo.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Si no tengo amor, no soy nada

    IV viernes de Pascua13 mayo, 2022

    Dice el Evangelio que era de noche cuando salió Judas para consumar la traición contra el Maestro. Es una narración breve, llena de sentido, pero cargada de sentimiento. Jesús estaba...

    +
  • Jesús da la vida por sus ovejas

    III viernes de Pascua6 mayo, 2022

    En este domingo reconocemos la labor de todos los sacerdotes que le han dicho sí al Señor y sirven de verdad a los hermanos, son los sacerdotes “con olor a...

    +
  • Comunidad sinodal

    II viernes de Pascua29 abril, 2022

    La Palabra de Dios en esta semana es para darnos cuenta de que estamos en las manos de Dios, porque, después de tantos acontecimientos y tantas pruebas, tenemos más razones...

    +
  • Tendremos un mañana

    I viernes de Pascua22 abril, 2022

    22Todavía suenan en nuestros oídos los cánticos de alabanza y los «¡aleluya!» por la resurrección del Señor; repican las campanas en sus campanarios y cantan a gloria con sus aleteos...

    +