Reflexiones semanales
21 de octubre 2018

Invitados a caminar y cambiar. DOMUND

XXIX domingo del Tiempo Ordinario

En este domingo celebramos la Jornada Mundial de las Misiones, el DOMUND, con un lema muy sugestivo: “Cambia el mundo”. Pero, ¿se puede cambiar el mundo? La pregunta se hace inútil si escuchamos la actitud de los jóvenes cuando nos recuerda el Papa Francisco que les hizo esta pregunta en Cracovia: “¿se pueden cambiar las cosas?”. Y los jóvenes le respondieron con fuerza: “¡Sí!”. Pues este es el punto de arranque, así que la conclusión no puede ser otra que hay que animarse a ponerse en camino sin tener miedo a nada. El Papa anima a los jóvenes a hacerse eco de la experiencia de los hombres y mujeres grandes de la Historia de la Salvación, que escucharon el mismo mensaje: “no tengas miedo”. (cf. Jer 1,8). En este día del DOMUND somos invitados a caminar y a cambiar las cosas, para que el mundo se parezca al corazón de Dios. El lema del DOMUND de este año quiere mostrar a todos que la misión y la acción de los misioneros hacen que el cambio del mundo sea posible.

Es importante comenzar por saber que el cambio radical de nuestros comportamientos en la sociedad no es de fuera hacia dentro, sino, al revés, desde dentro hacia fuera, porque lo que tiene que cambiar es nuestro corazón, nuestra manera de ver las cosas, cambiar el orden de nuestros intereses. Leamos la Palabra de Dios de este domingo y detengámonos en el Evangelio donde vemos cómo algunos discípulos se atreven a acercarse a Jesús con una pregunta inoportuna: buscan “colocarse”, asegurarse los primeros puestos, así de sencillos eran ellos. En el fondo fue un comportamiento egoísta, donde sólo miraban su interés sin reparar en nadie, buscaban su gloria, el poder, ser únicos. Me pregunto en qué ha cambiado la condición humana después de tantos años, la respuesta es evidente, si miras a nuestro alrededor y ves los negros nubarrones que tenemos encima.

Lo que nos importa es la respuesta de Jesús. Preguntadle a Nuestro Señor si es posible cambiar las cosas y escucharemos un ‘sí’ tan grande que lo sentirán hasta en el rincón más oculto del mundo. El cambio es posible, pero de una manera diferente a como nos lo imaginamos. Lo primero que nos pide el Señor es que nos fijemos en Él y lo imitemos, que seamos capaces de beber el cáliz que Él mismo va a beber, debemos cargar con la cruz y derramar hasta la última gota de sangre por amor. Aún quedan más cosas que atender: ¿quieres ser grande?, pues ya sabes, tienes que hacerte pequeño, sencillo, humilde, estar atento a las necesidades de los demás, especialmente de los más pobres y necesitados y ser una persona que sabe servir, darse, entregar la vida cada día, como Jesús. ¿Quieres ser el primero? La respuesta de Jesús la ha dejado clara, tienes que ser esclavo. Para entender esto, escucha la primera lectura del profeta Jeremías, que nos habla del Siervo de Yahvé. Así es Jesús y sus palabras no dejan lugar a duda: que el Hijo de Dios no ha venido a ser servido, sino a servir y dar la vida en rescate de todos.

Mucho ánimo a todas las comunidades cristianas que se han dejado interpelar por la causa que propone la Iglesia en este día del DOMUND, a todos los que sueñan con cambiar el mundo y trabajan llevando la luz del Evangelio y tendiendo la mano en el desarrollo de los pueblos y de la gente. Que Dios les bendiga.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • El amor de Dios es gratuito

    XXV viernes del Tiempo Ordinario18 septiembre, 2020

    El Evangelio nos desvela este domingo que en la viña de nuestro corazón es Dios el verdadero dueño y nosotros somos los operarios, llamados personalmente por Él para trabajarla. A...

    +
  • Hasta setenta veces siete

    XXIV viernes del Tiempo Ordinario11 septiembre, 2020

    El perdón es posible si sabes amar de verdad; si no se ama, no es posible el perdón y si no hay perdón, ¡pobres de nosotros! Volvamos a escuchar cómo...

    +
  • La responsabilidad de la fraternidad

    XXIV lunes del Tiempo Ordinario7 septiembre, 2020

    ¡Qué rápido ha pasado este mes de agosto! Me alegro mucho de poder saludaros al inicio de este curso, que comienza con incertidumbres por causa de la pandemia; el retraso...

    +
  • La compasión del Señor

    XVIII viernes del Tiempo Ordinario31 julio, 2020

    El evangelista san Mateo nos presenta a Jesús solidario con nosotros, no solo nos predica el Reino, nos da a conocer al Padre, nos alivia los dolores y perdona nuestros...

    +