Reflexiones semanales
7 de enero 2018

Fiesta del Bautismo de Jesús

III domingo de Navidad

La Navidad de Nuestro Señor nos ha marcado especialmente con la señal de la alegría, con experiencias gozosas de familia y oportunidades de revisar nuestra manera de vivir para actualizarla según el modelo que Dios nos enseña para nuestro tiempo. Hoy se nos exhorta a guardar en nuestro interior la gloria de Dios hecho hombre y nacido de la Virgen María por obra del Espíritu Santo en toda su potencia. Esta verdad sobre el Mesías que viene en el poder del Espíritu Santo encuentra su confirmación durante el Bautismo de Jesús en el Jordán, al comienzo de su actividad mesiánica. A partir de esta fiesta, la Liturgia nos urgirá a la vigilancia, a mantener encendidas las lámparas, porque las vamos a necesitar para el camino. La vida continúa, atrás quedaron las fiestas, luces y regalos, es tiempo de aceptar el espesor de la realidad con verdad, para lo cual no podremos dejar de estar alerta, de cuidar nuestro ser cristiano en un mundo complejo. Dios nos ha encomendado una misión, la tarea de iluminar la vida de los hombres con la luz del Dios misericordioso y nos concede, como ayuda su Palabra, que es luz para el camino, su Palabra es guía en el sendero. Pero hay que estar alerta y no hacer caso a los cantos de sirenas, que nos señalan rutas falsas para la perdición. Lo que Dios nos pide es que nos mantengamos en la alegría de la Navidad.

En la Navidad hemos aprendido el estilo de Dios, que ha sido capaz de hacerse hombre, dejando a un lado su condición divina, se ha hecho uno de nosotros para vivir con las mismas condiciones que cualquiera, destacándose en la sencillez, en la pobreza y con una humildad ejemplar. Celebremos con gozo el Bautismo de Jesús y su misión posterior para interiorizar lo que se nos pide: una vocación de servicio, de solidaridad incondicional con los hombres, especialmente los más pobres; seguir el modelo de Jesús, hasta dar la vida y ser felices en esta aventura. Nuestro Señor no nos ha engañado cuando nos habla que para ser como Él hay que aprender a no despreciar la Cruz, porque la Cruz es el verdadero rostro de Cristo y este rostro se reconoce en todos los crucificados de este mundo. Por el Bautismo, Dios nos invita a cambiar el estilo egoísta de nuestras vidas y abrir los ojos al prójimo, para seguir al Crucificado, para morir al pecado y renacer a los valores cristianos.

Hablando de Cruz, en esta fiesta del Bautismo de Jesús, se clausura el Año Jubilar de Caravaca de la Cruz 2017. Solo tenemos palabras para dar gracias a Dios por la extraordinaria experiencia vivida, por los miles y miles de peregrinos que se han acercado a venerar el leño donde estuvo clavada la Salvación del mundo, tantas y tantas oportunidades para escuchar en el silencio del camino la voz de Dios que nos invitaba a la conversión, al cambio de ruta y poder, así, reconocer el rostro de Cristo en todos los hermanos. El tiempo de este Año Jubilar ha terminado, pero la misericordia de Dios y su gracia y la posibilidad de lucrar las indulgencias no han terminado, están al alcance de tu mano, bastaría con ponerse en camino de nuevo, en cualquier momento del año y acercarte a la Cruz de Cristo. Así de generosa ha sido la Iglesia para todo aquel que necesite a Cristo. Caravaca de la Cruz mantiene sus puertas abiertas todo el año y siempre. En la Basílica Menor de la Vera Cruz te esperamos.

Que Dios os conceda un año lleno de la gracia de Dios y en paz.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Jesús es la Vida

    V viernes de Cuaresma27 marzo, 2020

    Fluye la Cuaresma conectando los circuitos de nuestra razón y empapando de esperanza viva las secas esponjas de ánimos cansados. Cada día se hace más interesante la cercanía con Dios...

    +
  • La mirada de Jesucristo

    IV viernes de Cuaresma20 marzo, 2020

    Estamos participando en la liturgia cuaresmal de una catequesis bautismal, porque la Palabra de Dios nos está acercando a Cristo, que es la Palabra, el agua que salta a la...

    +
  • Cristo es el agua viva

    III viernes de Cuaresma13 marzo, 2020

    “Si conocieras el don de Dios”, le dice Jesús a la samaritana. No estaría nada mal que cada uno se aplicara el mensaje, que se abriese a la experiencia de...

    +
  • Transfiguración del Señor

    II jueves de Cuaresma5 marzo, 2020

    El pasado domingo ya se apuntaba que comenzábamos un tiempo de mortificación, de penitencia, de austeridad; vimos la imagen de Jesús sometido a la tentación, que hace penitencia, que ayuna...

    +