Reflexiones semanales
15 de marzo 2020

Cristo es el agua viva

III domingo de Cuaresma

“Si conocieras el don de Dios”, le dice Jesús a la samaritana. No estaría nada mal que cada uno se aplicara el mensaje, que se abriese a la experiencia de la fe, porque es la mejor forma de recuperar el optimismo de la propia vida cristiana y el gozo de saber que tienes una existencia con sentido. Es lo que ha hecho Jesús con esta mujer, estaba perdida, lejos de la voluntad de Dios y sin pensamiento de acercarse a Él, pero el encuentro con el Señor es determinante. La iniciativa siempre parte de Jesús, que le pide de beber, pero la respuesta de ella no se deja esperar y no se le ocurre otra cosa que sacarle todos los temas que le marcan las distancias: eres judío y tu pueblo y el mío no se hablan; no tienes cubo y el pozo es muy hondo... Este comportamiento no creo que sea extraño, porque está dentro de los parámetros humanos, seguro que alguna vez nos hemos sorprendido con esta reacción. Esta misma situación se plantea en la primera lectura de este domingo, recogida del libro del Éxodo, que narra la salida de Israel de la esclavitud de Egipto. El pueblo de Israel no sabía vivir en libertad y se dedicó a murmurar contra Moisés, le decían que los había sacado para que murieran de hambre, que Dios no estaba con ellos… vamos, todo un record de desconfianzas. El pobre Moisés tuvo que acudir a Dios y decirle: Señor, ¿qué puedo hacer yo ahora? y encontró pronto la respuesta, Dios les dio el agua que necesitaban.

La pedagogía utilizada por Jesús es ejemplarizante para todos, porque no rechaza a esta mujer samaritana, no cierra la puerta ante la incredulidad, ni ante las dificultades que le pone, no le acusa directamente por sus pecados… sino que con paciencia divina la lleva a un proceso de maduración en el que la mujer va pasando de una visión superficial y tópica de Jesús a su verdadera identidad: de tenerlo por judío y enemigo de su pueblo, a definirlo como señor y rabí; después avanza un poco más: “Señor, veo que tú eres un profeta” y es que el hecho de haberle relatado Jesús todo lo que había hecho durante toda su vida le favoreció para derrumbar todas sus dudas: Fue entonces cuando la mujer abrió su alma a la esperanza y le confiesa que sabe que vendrá un Mesías. “Ese que esperas, soy yo”, le dice el Señor. Al poco la vemos como creyente y dando testimonio de Jesús.

El papa Benedicto XVI, nos invitó a vivir el modelo de caridad samaritano, el saber entregarnos totalmente al hermano con la misma sencillez del personaje que narran los evangelios y que aprendiéramos a madurar nuestra conversión, de la mano de la Iglesia, hasta llegar a confesar a Jesús, según el modelo de la samaritana, que pronto llegó a confesar a Cristo. La pedagogía y los signos que nos da Dios, la Palabra de Jesús, el testimonio y el estar apoyados en la esperanza, serán los medios más efectivos para aceptar a Cristo como el salvador del mundo y para dar razón de Él.

El ejemplo que nos da la Escritura nos hace descubrir la importancia de saber escuchar, de hacerle caso a Dios. En los Hechos de los Apóstoles (Hch. 16, 13 ss.) leemos una escena encantadora, cuando Pablo habla a un grupo de mujeres en Filipos. Todas ellas le escuchan con atención y entre ellas se encontraba Lidia, una mujer vendedora de púrpura, temerosa de Dios. De ella escribe san Lucas: “El Señor abrió su corazón para que hiciese caso de las cosas que Pablo decía” (v. 14). Se puede ver en este ejemplo, que para que la evangelización sea eficaz, no basta con la predicación externa, tiene que actuar la gracia en el corazón del oyente, que el Señor mueva el corazón. Es un don que se debe implorar e impetrar, que lo regala el Señor, así que ya hay tema para rezar.

Dios os bendiga.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Jesús es la Vida

    V viernes de Cuaresma27 marzo, 2020

    Fluye la Cuaresma conectando los circuitos de nuestra razón y empapando de esperanza viva las secas esponjas de ánimos cansados. Cada día se hace más interesante la cercanía con Dios...

    +
  • La mirada de Jesucristo

    IV viernes de Cuaresma20 marzo, 2020

    Estamos participando en la liturgia cuaresmal de una catequesis bautismal, porque la Palabra de Dios nos está acercando a Cristo, que es la Palabra, el agua que salta a la...

    +
  • Cristo es el agua viva

    III viernes de Cuaresma13 marzo, 2020

    “Si conocieras el don de Dios”, le dice Jesús a la samaritana. No estaría nada mal que cada uno se aplicara el mensaje, que se abriese a la experiencia de...

    +
  • Transfiguración del Señor

    II jueves de Cuaresma5 marzo, 2020

    El pasado domingo ya se apuntaba que comenzábamos un tiempo de mortificación, de penitencia, de austeridad; vimos la imagen de Jesús sometido a la tentación, que hace penitencia, que ayuna...

    +