Reflexiones semanales
24 de septiembre 2017

Buscad al Señor

XXVI domingo del Tiempo Ordinario

“Buscad al Señor mientras se le encuentra”. Así comienza la primera lectura de esta semana, urgiéndonos a una verdadera y radical conversión. La Palabra de Dios nos está abriendo a un horizonte exigente de vida, nos prepara para ponernos en marcha y buscar al Señor, nos pide hacer un éxodo, un abandono de todo lo caduco, de todo pecado, para volver el rostro a Dios, a ponernos en camino para un reencuentro con el Señor. No olvidemos que en nuestro paso por la vida no vamos de turistas, sino de peregrinos y un peregrino no se entretiene en la contemplación de los paisajes, porque lo que le hace caminar con esperanza es la meta. Nuestra meta es Cristo, hacia Él caminamos. El Papa Benedicto le contestó a un periodista que le preguntaba que por qué un hombre de este siglo necesita a Cristo, y le dijo: “Es fácil advertir que las cosas que proporciona sólo un mundo material o incluso intelectual no responden a la necesidad más profunda, más radical que existe en todo hombre: porque el hombre tiene el deseo –como dicen los Padres— del infinito. Me parece que precisamente nuestro tiempo, con sus contradicciones, sus desesperaciones, su masivo refugiarse en callejones como la droga, manifiesta visiblemente esta sed del infinito, y sólo un amor infinito –Jesucristo– que sin embargo entra en la finitud, y se convierte directamente en un hombre como yo, es la respuesta”.

La verdadera sabiduría es saber valorar este don, porque conociéndole es más fácil seguirle o buscarle, si estamos alejados. Lo cierto es que Dios está cerca de los que le invocan, al alcance de quien lleva una vida entregada en fidelidad a Él y al alcance del que se alejó, porque Dios se hace cercano, ya que es misericordioso y fiel a su palabra de salvación; Dios tiende siempre la mano, es especialista en establecer puentes para que nos sea más fácil el acceso, Dios es amor. Fijaos en el Evangelio de esta semana y decidme qué os parece; seguro que muchos pensarán que Dios es injusto, porque pagó a todos por igual sin tener en cuenta que unos trabajaron todo el día, mientras que otros sólo un rato. En el mismo texto se sale al paso de esto y se dice que no se hace ninguna injusticia, porque les ha pagado lo que acordaron, lo que se creía correcto por jornada. Esto es como decir, a los últimos les he hecho un regalo, y a ti no te he quitado nada de lo que es tuyo. Dios, en su misericordia, no quiere que nadie pase necesidad y remedia también a los que no habían tenido oportunidades, a los que se habían quedado fuera de la fortuna de ser contratados. El amor es lo que le hace salir a Dios al encuentro de los necesitados y no los abandona. Como siempre, Él lleva la iniciativa, va en su busca, incluso cuando no se le ha pedido, porque el amor de Dios es muy grande.

En el día a día y a través de los acontecimientos, Dios se hace cercano y le reconocemos en las obras de caridad, ellas son la voz de Dios; las obras de caridad son las palabras que mejor entendemos, las que mejor nos hablan del amor verdadero. La parábola que pone Jesús nos muestra hasta dónde llega Dios en su bondad y misericordia, nos invita a cambiar de mentalidad, a pasar de la mentalidad mundana de los méritos, para poder llegar a comprender la gratuidad, que es lo que nos ha enseñado hoy Jesús, que Dios nos ama gratuitamente.

Buscad al Señor. Feliz domingo.

Volver a reflexiones
Últimas reflexiones semanales
  • Pentecostés: enviados a la misión

    VII viernes de Pascua17 mayo, 2024

    Este domingo celebramos que Cristo resucitado nos da su Espíritu y concluimos las siete semanas de la Pascua. ¿Os imagináis la transformación que tuvo lugar en aquella primera comunidad de...

    +
  • Jesucristo asciende entre aclamaciones

    VI viernes de Pascua10 mayo, 2024

    El hecho de la Ascensión, aunque fue contemplado por testigos, es un gran misterio. «El Señor Jesús, después de hablarles, subió al cielo y se sentó a la derecha de...

    +
  • Dios es amor. Amaos los unos a los otros

    VI lunes de Pascua6 mayo, 2024

    Jesús nos ha pedido solemnemente, con una claridad meridiana a todos nosotros, que escuchemos en el corazón su mandamiento: amarnos unos a otros. Con estas palabras nos muestra objetivamente cual...

    +
  • Permanecer en Cristo

    IV viernes de Pascua26 abril, 2024

    En la primera lectura de este domingo se puede ver cómo sigue creciendo la Iglesia, convencida de la presencia activa de su Señor resucitado y guiada por su Espíritu. La...

    +