23 de octubre 2019

“Mi misión es apasionante: difundir el Evangelio”, José Cervantes, sacerdote diocesano y misionero en Bolivia

XXX miércoles del Tiempo Ordinario

José Cervantes es un sacerdote diocesano que, desde hace diecisiete años, sirve como misionero en Bolivia. Su formación es dilatada: es doctor en Filología Clásica y en Teología Bíblica; licenciado en Filosofía y Letras - Filología Semítica Hebrea, en Sagrada Escritura y en Estudios Eclesiásticos; y diplomado en Filosofía y Ciencias de la Educación. Actualmente, pasa la mitad del año en la Diócesis de Cartagena como profesor de Exégesis del Nuevo Testamento en el Instituto Teológico San Fulgencio de Murcia y el resto del tiempo es misionero diocesano en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) donde, además de trabajar con los menores de un barrio marginal de la ciudad en un proyecto que él mismo puso en marcha, también es profesor invitado de la Universidad Bíblica Latinoamericana. Coincidiendo con el Mes Misionero Extraordinario lo hemos entrevistado para conocer mejor en qué consiste su labor y cómo está viviendo esta convocatoria misionera del Papa Francisco.

Usted es sacerdote diocesano y misionero, ¿en qué consiste su tarea?

Mi misión es difundir el Evangelio y es una tarea apasionante. Soy profesor especializado en Biblia y me dedico a dar clases y charlas en el Instituto Teológico San Fulgencio y en la Universidad. He tenido, además, la gracia de Dios en la vida de poder dedicarme a estudiar los evangelios en sus lenguas originales y he concentrado mi vida, como sacerdote, en la profundización de la Biblia. Además, llevo 17 años trabajando en la Archidiócesis de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, en una de las barriadas más pobres de toda Latinoamérica conocida como el “Plan 3.000” de la ciudad de Santa Cruz donde, como en todas las grandes ciudades de Sudamérica, en el cinturón de la periferia se vive la pobreza extrema. Allí, entrego mi vida a los niños y jóvenes abandonados que están en la calle y que no tienen, ni siquiera, dónde reposar la cabeza.

¿Qué es lo que más le impresionó al llegar a Santa Cruz de la Sierra?

Una de las cosas que más me impresionó es cómo la pobreza se hace patente en niños y jóvenes que viven en la calle y que deambulan fuera de sus casas. Desde pequeños se encuentran una vida deshecha y desestructurada. Viven en los límites del mal de este mundo como son la droga, la delincuencia, el alcohol, etc. Problemas que les pueden afectar desde muy pequeños puesto que están viviendo a la intemperie y sin referentes adultos en la mayoría de los casos.

En Bolivia puso en marcha el proyecto Oikía, ¿cómo se inició y con qué fin?

Recuerdo cómo surgió Oikía. Todo comenzó porque me encontré con un chico que estaba medio muerto en mitad de la calle. Después de intentar entablar un diálogo con él y de darle un bocadillo de queso porque tenía mucha hambre, le pregunté por su familia, de dónde venía, dónde vivía y demás. Su respuesta me impactó enormemente, porque me contestó, literalmente: “mire, padre, yo no tengo a nadie en el mundo”. Aquella frase me impactó tanto que le dije: “a partir de ahora no vuelvas a decir jamás esa frase, me tienes a mí para lo que te haga falta”.

Intenté llevar a aquel chico a sitios donde pudieran acogerlo, pero me di cuenta de que no había ningún lugar específico que atendiera a los niños de la calle, así que pensé en diseñar un proyecto para ellos y eso es lo que hice. Con la autorización del cardenal de Bolivia y, ahora, con el apoyo del arzobispo de allá, he creado una obra eclesial y social, vinculada al ejercicio de la caridad, con los niños más pobres y marginados de aquella tierra. La casa se llama Oikía –que significa “casa, familia y hogar” – y pretende ser la casa del padre Dios para los niños y jóvenes sin recursos. Cuenta con tres centros -noche, día y recreo- que permiten realizar todas las actividades propias de la vida ordinaria de un niño.

Oikía es una casa fundada en valores cristianos y solidarios, que se mantiene exclusivamente con las ayudas que la gente quiere brindar a través de la asociación “Ayuda a los niños de Bolivia”. Nosotros no contamos con financiación, ni del estado ni de otro sitio. Atendemos a chicos y chicas desde los 8 hasta los 18 años –que son las edades según las Naciones Unidas correspondientes a la etapa infantil–, con una atención y una educación muy personalizada gracias a la entrega de los voluntarios, –tanto de Bolivia como de España y del resto de Europa– que, después de hacer con nosotros un curso de formación, ofrecen su vida y su tiempo para cuidar de los niños, normalmente, entre seis meses y un año. Desde la fundación de este proyecto hemos sacado adelante a más de 300 chicos y chicas cuya alternativa real era la cárcel o la muerte.

Nos encontramos en pleno Mes Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, ¿cómo está viviendo usted esta llamada?

La experiencia de este mes es que, efectivamente, la Iglesia está intentando que los cristianos seamos conscientes de que todos los bautizados somos misioneros. Tenemos que ser personas que dan testimonio con su palabra, con su obra y con su acción de la gran alegría de la salvación de Jesucristo, muerto y resucitado. Eso es lo que noto que se está avivando en este mes de octubre en toda la Iglesia. Según los datos, somos, aproximadamente, 13.000 los misioneros que estamos por todo el mundo difundiendo el Evangelio: sacerdotes, religiosas y laicos. En la Diócesis de Santa Cruz, por ejemplo, somos 200 curas para atender a dos millones de personas, de ellos sólo son autóctonos 34 sacerdotes, lo que significa que, el resto, somos misioneros de distintas partes del mundo. Como dice el Papa Francisco, la Iglesia de Jesucristo “o es Iglesia misionera o no es Iglesia de Jesucristo, es otra cosa”. Por eso, transmitir todo lo que he podido estudiar en lugares recónditos, en poblaciones y en capillas donde celebro la misa, entregando la vida con mucha ilusión, creo que es mi pequeña aportación a esta gran tarea misionera.

El pasado domingo fue la Jornada Mundial por las Misiones, Domund, ¿qué importancia tiene esta campaña para todos los misioneros?

La gran alegría de hablar de Jesucristo, como aquel que puede transformar el corazón de los seres humanos, es la gran recompensa de nuestra vida y esto se potencia, especialmente, con la campaña internacional del Domund, que se hace para sostener todas las misiones que se están llevando a cabo en lugares de miseria y de pobreza. Por ejemplo, mi casa –Oikía–  tiene un presupuesto de unos 115.000 euros anuales que necesito sacar de los donativos que recibimos, el Domund entre ellos. Para mí, esta es su gran importancia, ayudar a la obra misionera de la Iglesia.

Durante este mes también está teniendo lugar el Sínodo de la Amazonía. ¿Cree que este evento está relacionado de alguna manera con la convocatoria del Mes Misionero Extraordinario que ha hecho el Papa Francisco?

Desde luego. Creo que este Sínodo es un fruto clarísimo de la tarea misionera de la Iglesia en el mundo. Con él se busca llamar la atención sobre lo que está ocurriendo en la Amazonía y, en consecuencia, plasmar la gran preocupación pastoral de la Iglesia, desde el contexto de la Amazonía, por diversos problemas internacionales que se centran, sobretodo, en el cuidado de la “casa común” y la dignidad de la persona.

Volver a noticias

Suscríbete a nuestra lista y recibe semanalmente la publicación diocesana Nuestra Iglesia en tu correo electrónico.

Suscríbete

Información básica sobre protección de datos

Responsable del tratamiento

Obispado de Cartagena

Finalidad y legitimación

El tratamiento se realiza para la gestión de su solicitud y/o consulta a través de este sitio web. La base legitimadora es su consentimiento al rellenar y enviar el formulario y marcar la casilla de aceptación de la política de privacidad

Destinatario de cesiones

No se cederán datos a terceros, salvo que las excepciones legalmente previstas.

Destinatario de transferencia internacional

No se realizan transferencias internacionales.

Derechos de los interesados

A retirar su consentimiento en cualquier momento a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adiccional

Puede consultar aquí todos los detalles

Noticias relacionadas