28 de enero 2016

Los centros de estudios de la Diócesis celebran Santo Tomás de Aquino

III jueves del I Tiempo Ordinario

Con motivo de la celebración jubilar por los 800 años de la aprobación de la Orden de Predicadores, la celebración por la festividad de Santo Tomás de Aquino –patrón de los estudiantes- se ha realizado este año en la iglesia del Monasterio de Santa Ana de Murcia.

A las 11 horas comenzaba la Eucaristía presidida por el Obispo de Cartagena, acompañado por el rector del Seminario San Fulgencio, el superior de los Dominicos, así como por los sacerdotes directores y profesores de los diferentes centros de estudios que hay en la Diócesis.
Mons. Lorca ha hablado de Santo Tomás como maestro de pensamiento, que tuvo dos grandes pilares en su vida, ambos en equilibrio: la oración asidua y el estudio y trabajo docente. “Tuvo una vida armoniosa que irradia luz y equilibrio, la sabiduría en él se contagia. Su única preocupación fue amar a Dios”, explicó.
Invitó a los profesores, alumnos y personal no docente de los diferentes centros de enseñanza que hay en la Diócesis a ser testigos de la verdad, a tener una actitud continua de renovación y conversión.
Al finalizar la celebración, Fray Sixto Castro, profesor de Estética y Teodicea de la Universidad de Valladolid y director de la revista Estudios filosóficos, ha impartido una conferencia bajo el título: “La actualidad de Santo Tomás de Aquino en la cuestión del mal”.
Jubileo de la Orden de Predicadores
Con el lema: “Enviados a predicar el Evangelio”, la Orden de predicadores celebra este año un jubileo que recuerda la publicación de las Bulas promulgadas por el Papa Honorio III hace 8 siglos, confirmando la fundación de la Orden en 1216 y 1217. El año jubilar se inició el pasado 7 de noviembre (Todos los santos de la Orden) y se clausurará al 21 de enero de 2017 (bula Gratiarum omnium largitori).
Domingo de Guzmán fundó la Orden de Predicadores (dominicos) preocupado por los problemas del mundo y de la iglesia del momento, y para que sus miembros se dedicaran a la predicación, la contemplación, el estudio y la compasión, para ayudar a los hombres y mujeres de cada tiempo. Nacía así la Orden de Predicadores formada por frailes, monjas contemplativas y laicos, a la que se sumaron más tarde las hermanas de vida apostólica formando la Familia Dominicana. A lo largo de estos 800 años de historia han contribuido a la expansión de la Palabra de Dios, aportando 130 santos a la Iglesia y cuatro Papas.

 

Volver a noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de nuestro blog.

Suscríbete
Noticias relacionadas