30 de julio 2020

La capilla de los Vélez, historia y arte en la catedral de Murcia

XVIII jueves del Tiempo Ordinario

Quizás sean estos días una buena oportunidad para salir a dar un paseo por la Región de Murcia y redescubrir la historia a través del turismo religioso. Una de las opciones que nos ofrece la capital es la visita a la catedral para conocer alguna de sus capillas. El sacerdote Francisco Alegría, director del Museo de la Catedral de Murcia, recomienda acercarse y observar con detenimiento una de las zonas destacadas de este templo y en donde está reservado el Santísimo Sacramento: la capilla de los Vélez.

Por pocos es conocido el nombre real de esta capilla, San Lucas, ya que popularmente es llamada como del marqués de los Vélez o de los Vélez. Fue un adelantado del Reino de Murcia, miembro de la familia de los Fajardo, el que mandó construir esta capilla en la zona de la girola de la catedral, que fue concluida por su hijo, el primer marqués de los Vélez. En el planteamiento inicial, “la obra estaba pensada como lugar de enterramiento familiar, sin embargo, nunca sirvió para tal propósito”. Subraya Francisco Alegría que, en la actualidad, esta capilla “está considerada como una de las mejores obras de la catedral de Murcia”.

En relación a su arquitectura, se trata de una capilla tardogótica del periodo isabelino. “Fue construida en un gótico caracterizado por una decoración ornamental grandiosa llena de elementos iconográficos, vegetales y lacerías. Se podría decir que en este lugar hay un auténtico horror vacui, en el que no se encuentra ni un solo lugar vacío que no haya sido llenado de decoración”. Apunta Francisco Alegría que en esta capilla sobresale “la fabulosa escultura de Cristo crucificado”, que preside la cabecera, y también la iconografía del Resucitado, “representado junto a dos de las mujeres que acuden la mañana de resurrección a ungir su cuerpo”. Toda la capilla en su conjunto está complementada con decoración de pequeñas figuras en las que niños, animales fantásticos, híbridos, monstruos y otros animales “salpican el entorno y se entrelazan en una gran enredadera de elementos vegetales”. Este tipo de decoración es llamada marginalia, “porque viene de los márgenes de los códices miniados que se decoraban con este tipo de elementos y que podrían hablar sobre un mundo de lucha entre la virtud y el vicio; esa lucha, la psicomaquia, es representada de algún modo por estos elementos en los que el niño simboliza la virtud y el animal híbrido y fantástico, el vicio”.

Para Francisco Alegría no cabe duda de que esta fue “una capilla importantísima, y lo sigue siendo”, en la catedral de Murcia, ocupando el doble de espacio que las que se encuentran a ambos lados de la nave central, llegando incluso a sobresalir del perímetro del templo. En cuanto a la altura, si se compara con la bóveda de la zona de la girola, desde la que se accede, se puede apreciar que también es más alta.

Volver a noticias

Suscríbete a nuestra lista y recibe semanalmente la publicación diocesana Nuestra Iglesia en tu correo electrónico.

Suscríbete

Información básica sobre protección de datos

Responsable del tratamiento

Obispado de Cartagena

Finalidad y legitimación

El tratamiento se realiza para la gestión de su solicitud y/o consulta a través de este sitio web. La base legitimadora es su consentimiento al rellenar y enviar el formulario y marcar la casilla de aceptación de la política de privacidad

Destinatario de cesiones

No se cederán datos a terceros, salvo que las excepciones legalmente previstas.

Destinatario de transferencia internacional

No se realizan transferencias internacionales.

Derechos de los interesados

A retirar su consentimiento en cualquier momento a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adiccional

Puede consultar aquí todos los detalles

Noticias relacionadas