Formación Litúrgica

La Plegaria Eucarística, en el corazón de la celebración

La Plegaria Eucarística es ante todo eso: una oración, una plegaria. Está situada en el mismísimo centro de la celebración, no por cronología, sino por importancia. Es una oración que proclama el presidente de la celebración –algunas partes las pueden hacer los sacerdotes concelebrantes, si los hay–, pero al hacerlo lo hace en nombre de toda la asamblea: no es una oración personal ni individual suya.

Es una plegaria de acción de gracias, pero también lo es de consagración. En ella se pide el Espíritu Santo para que transforme el pan y el vino en Cuerpo y la Sangre del Señor, y para que transforme también a quienes van a recibirlo, de forma que obtengan un don precioso de Dios: la unidad, la comunión, ser un solo cuerpo y un solo espíritu.

Hoy tenemos en el rito romano varias plegarias, sobre todo cuatro, numeradas de esa manera: «Plegaria Eucarística I», «II», «III» y «IV». Son las de uso más extendido. Luego tenemos la plegaria V, que tiene cuatro versiones: «a», «b», «c» y «d», y que se usan en las misas llamadas "por diversas necesidades", aquellas que utilizamos especialmente en las ferias del Tiempo Ordinario para pedir algo concreto a Dios: por la Iglesia, por el mundo, por todo tipo de necesidades. Tenemos también dos plegarias que giran en torno a la temática de la reconciliación, y que en este Año Jubilar de la Misericordia darán mucho juego. Finalmente hay tres Plegarias Eucarísticas adaptadas a su uso en las misas con niños, cada una orientada a niños de distinta edad.

No siempre hubo tantas plegarias en el rito romano. De hecho, desde que allá por el siglo VI – VIII se compusieron los primeros libros litúrgicos por escrito, la plegaria ha sido única: el llamado "Canon Romano” ", que actualmente se corresponde a la "Plegaria Eucarística I". El Concilio Vaticano II quiso incorporar esas otras plegarias, algunas de ellas de nueva composición, como la III, y otras, como la II, que son reelaboraciones de textos antiquísimos de la tradición. Así la celebración litúrgica se enriquece con nuevos formularios y permite adaptarse mejor a las circunstancias pastorales.

Hemos dicho que los textos escritos del Canon Romano son aproximadamente del siglo VII. ¿Qué se hacía antes? ¿Cómo era la Plegaria Eucarística en los primeros siglos de la Iglesia? Un testimonio muy hermoso nos lo da una obra que se remonta a mediados del siglo II de nuestra era: la "Primera Apología" del filósofo y mártir San Justino. Las apologías eran escritos dirigidos por cristianos a las autoridades del Imperio Romano –de hecho muchas veces al mismo emperador– en los que se intentaba defender a los cristianos de las falsas acusaciones que servían como pretexto para las persecuciones.

En la "Primera Apología" de San Justino hay un momento en que explica cómo es la celebración de la Eucaristía. Es la descripción más antigua de la celebración que conservamos, y es impresionante ver que, en esencia, es lo mismo que nosotros celebramos. Cuando llega el momento de la Plegaria Eucarística, Justino dice simplemente que el que preside da gracias a Dios según sus fuerzas, y que todos se unen diciendo "Amén". Esto significa sencillamente que al principio la Plegaria Eucarística se improvisaba.

Pero entonces, ¿se improvisaba al arbitrio del que presidía? Un documento que se remonta al siglo III, la así llamada "Tradición Apostólica" atribuida a Hipólito de Roma incluye un esquema de plegaria para orientar al presidente de la celebración, porque improvisar un texto así no es fácil: hay unas partes, una sucesión lógica, que veremos en artículos posteriores. No era un texto para utilizar directamente, sino un esquema. Por cierto, ese esquema de la "Tradición Apostólica", un poquito retocado, es lo que nosotros conocemos hoy como "Plegaria Eucarística II". Impresiona escuchar unas palabras que fueron compuestas hace mil setecientos años para dar gracias a Dios, y que nosotros seguimos hoy utilizando con la misma frescura.

La epíclesis

Una palabra extraña: "epíclesis". ¿Qué significa? Algo muy sencillo: la epíclesis es cuando en una oración en la liturgia pedimos a Dios el don del Espíritu Santo, para que descienda sobre algo o sobre alguien. Epíclesis significa sencillamente invocación.

En todos los sacramentos vamos a encontrar una epíclesis. Por ejemplo, cuando es ordenado un sacerdote, el obispo, después de imponer las manos sobre su cabeza –imponer las manos es el gesto ritual que significa precisamente la petición del don del Espíritu– pronuncia una solemne oración en la que pide al Espíritu que confiera el don del sacerdocio a esta persona.

También en la Eucaristía encontramos un momento de petición solemne del Espíritu Santo. De hecho son dos momentos, y ambos están relacionados entre sí. Los dos se encuentran en la Plegaria Eucarística. Uno lo tenemos muy claro. El otro quizás no tanto.

Si vemos al sacerdote imponer las manos sobre las ofrendas rápidamente nos ponemos de rodillas para el relato de la institución, para la consagración. Justo antes de la consagración, el sacerdote, al imponer las manos, invoca el don del Espíritu sobre el pan y el vino. No es una acción humana la que transforma los dones en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, sino la acción del Espíritu, que se invoca solemne: "por eso te pedimos que santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que sean para nosotros Cuerpo y Sangre de Jesucristo, nuestro Señor". Así lo pide la Plegaria Eucarística II. Es Dios quien salva, Él es quien transforma el pan y el vino.

La Iglesia ha querido resaltar este doble momento de la epíclesis y la consagración pidiéndonos un gesto de oración y de adoración, que es ponernos de rodillas: desde que el sacerdote impone las manos sobre las ofrendas hasta que acaba la consagración del cáliz.

El otro momento de invocación solemne del Espíritu Santo nos pasa un poco de largo en la plegaria. Después del relato de la institución el sacerdote vuelve a pedir el Espíritu. Esta vez no lo invoca sobre los dones, sino sobre la asamblea, sobre aquellos que van a recibir esos dones consagrados. El Espíritu transforma el pan y el vino, y también transforma a la comunidad cristiana, a "los que vamos a participar del Cuerpo y Sangre de Cristo".

¿Cómo somos transformados por medio del Espíritu al recibir el Cuerpo y la Sangre del Señor? O, dicho de otra manera: ¿cuál es el fruto de la comunión? Pues precisamente ese: la comunión, la unidad. Escuchemos de nuevo la Plegaria Eucarística II: "te pedimos que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos participamos del Cuerpo y sangre de Cristo". Y la Plegaria III: "que formemos un solo cuerpo y un solo espíritu".

La comunión es acción del Espíritu. No la construimos nosotros únicamente con nuestra amistad, o nuestra afinidad, o nuestra cercanía. Es un regalo de Dios que brota de poder participar del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Comulgamos, pues, para estar en comunión o, como diría San Agustín: "nos convertimos en aquello que recibimos". Si recibimos el Cuerpo de Cristo es para ser nosotros también el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, y estar unidos sin división alguna por medio del amor.

El memorial y la ofrenda

En la Eucaristía lo que celebramos es el memorial de la muerte y resurrección de Cristo, y lo hacemos con los signos que Él nos dejó para ello en la Última Cena. Esto se expresa en la Plegaria Eucarística de forma muy breve pero muy intensa, justo después de la consagración, y antes de la "segunda epíclesis" sobre la asamblea.

Jesús dejó a sus discípulos un regalo y una tarea en la Última Cena: "haced esto como memorial mío". ¿Qué es el memorial? Es algo que nosotros hemos heredado del pueblo de Israel.

El memorial no es un mero recuerdo. No se trata solamente de recordar aquello que sucedió, meramente como algo del pasado, que no tiene influencia o repercusión en el presente. Ciertamente celebrar el memorial de la muerte y resurrección de Cristo, que es lo que hacemos en la Eucaristía, supone recordar, hacer memoria de ese acontecimiento central en nuestra salvación. Pero no se limita a ello. Si fuese así, un mero recordar, sería como mirar una fotografía de un ser querido: lo recordamos, sí, pero eso no hace que esté con nosotros.

Celebrar el memorial es ante todo celebrar una presencia en el "hoy" que nos toca vivir: la presencia de Cristo, de su salvación. Sin que los acontecimientos de nuestra salvación –su Misterio Pascual, su muerte y resurrección- se repitan, la gracia que desde ellos se derrama llega a nosotros, porque Cristo está presente en la liturgia de la Iglesia. No es un mero recuerdo. Es una presencia. Y una presencia eficaz, que nos llama a un encuentro que cambia nuestra vida.

El memorial también nos abre una perspectiva hacia el futuro, que de alguna manera se anticipa: la gloria que un día viviremos, si Dios quiere, en su presencia para siempre, se anticipa y se nos da en la precariedad de nuestra vida y nuestra historia, para que podamos caminar hacia una plenitud mayor.

Por eso en la Plegaria Eucarística se dice, por ejemplo: "al celebrar el memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo…". El memorial significa por tanto celebrar lo que sucedió, convencidos de su presencia que nos hace participar de la salvación, abiertos a caminar hacia la plenitud que nos aguarda.

Dicho de otra manera, celebrar el memorial hace entrar la salvación en nuestra historia, en nuestro "hoy", cargándolo de sentido. Dice San Pablo en 1Cor 11, 26: "cada vez que coméis este pan y bebéis de este cáliz (hoy) proclamáis la muerte del Señor (ayer) hasta que Él vuelva (mañana)".

¿Cómo celebramos el memorial ritualmente? Por medio de signos. Pero no unos signos cualesquiera, elegidos a nuestro arbitrio, sino los que Cristo nos ha dejado en la Última Cena. Dice la Plegaria Eucarística II: "te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación". Los gestos y signos de la Última Cena, el banquete pascual de Cristo, nos siguen sirviendo hoy para celebrar el memorial, de modo que, al hacerlo nos ofrezcamos también nosotros juntamente con Él, haciendo de nuestra vida una alabanza a Dios, un culto "en espíritu y en verdad".

Ofrecemos, por tanto, no algo nuestro sino lo que Él nos ha dado previamente: su Cuerpo entregado por nosotros; su Sangre derramada por nosotros. Y esa ofrenda es tan tremenda, tan importante, que no podemos menos que unirnos a ella con nuestra propia vida, de modo que, al recibir el Espíritu en la celebración, también nuestra vida sea entrega auténtica al Padre, unidos a Cristo, con los hermanos.

Celebramos en comunión

El Concilio Vaticano II nos ha recordado que para entender lo que es la Iglesia el concepto que tenemos que poner en el centro es la comunión. La Iglesia es el Pueblo de Dios unido en la misma fe, con una comunión que es don de Dios y signo para el mundo.

La plegaria eucarística no es ajena a esta realidad, y al celebrar lo más importante para la Iglesia, que es la Eucaristía, expresa esa comunión, y lo hace a tres niveles.

En primer lugar nos recuerda que estamos en comunión con todas las comunidades cristianas dispersas a lo largo y a lo ancho del mundo que formamos parte de la Iglesia, y que con la misma fe celebramos la Eucaristía. Nuestra comunidad local no está aislada del resto de la Iglesia. Por eso nombramos en la plegaria a toda la Iglesia y al Papa. También somos conscientes de que nuestra Iglesia local no es solamente la asamblea que se ha reunido para celebrar la Eucaristía, y por eso nombramos al obispo diocesano, a todos los pastores que le ayudan en su tarea, y a todos nuestros hermanos que comparten el peregrinar de la fe sobre esta tierra.

Por ejemplo, la plegaria eucarística II lo hace de esta manera: "Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra, y con el papa N., con nuestro obispo N. Y todos los pastores que cuidan de tu pueblo, llévala a su perfección por la caridad". Así celebrando la Eucaristía, estamos en comunión con la Iglesia Universal, que peregrina hacia la casa del Padre.

Pero también estamos en comunión con los difuntos, que siguen perteneciendo a la comunidad eclesial, y por eso los recordamos en la Eucaristía, intercediendo por ellos. La comunión no se rompe con la muerte, y de esa manera los que ya partieron y pueden necesitar de la ayuda de nuestra oración, en virtud de la comunión de los santos, son también destinatarios de nuestra oración, a veces con nombre y apellidos, y en cualquier caso pidiendo siempre por todos los difuntos: "Acuérdate también de nuestros hermanos que durmieron en la esperanza de la resurrección (N., N. …) y de todos los que han muerto en tu misericordia: admítelos a contemplar la luz de tu rostro". Es expresión de nuestra comunión con la así llamada "Iglesia purgante", los difuntos que están purificando sus faltas de amor en espera de gozar de la plenitud de la vida eterna.

Y nos falta la tercera dimensión de esa comunión: la que se refiere a la Iglesia triunfante, a los santos. Si con los difuntos lo que hacemos es interceder y pedir, a los santos –los que ya gozan de la plenitud del cielo- les pedimos que intercedan por nosotros: a la Virgen María en primer lugar, a los apóstoles, a los mártires, a todos los santos… Estamos en comunión con los bienaventurados, nosotros que caminamos en la esperanza de la bienaventuranza eterna.

Y así, cada día, en cada una de las celebraciones de la Eucaristía, hacemos presente la comunión con la Iglesia. No solamente encerrados en la pequeña realidad de nuestra parroquia o de nuestro grupo, sino abiertos a la gran riqueza que supone el misterio de comunión que Cristo ha querido que sea su Iglesia para llevar su Palabra de vida hasta los confines de la tierra, hasta que Él vuelva.

Un admirable resumen de la Historia de la Salvación

La Plegaria Eucarística IV del Misal Romano es una plegaria peculiar. Está inspirada en las antiguas plegarias orientales de tipo "alejandrino", aunque bastante simplificado, que contiene en orden todos los elementos que hemos ido analizando en artículos anteriores.

Su característica principal, que resalta enormemente respecto de otras plegarias, es que resalta muchísimo la alabanza a Dios, y expone con profusión los motivos de dicha alabanza.

Normalmente en las otras plegarias eucarísticas esta alabanza se circunscribe ante todo al prefacio, la parte que va antes del Santo. La Plegaria Eucarística IV también lo hace, pero prolonga esa alabanza después del santo, de modo que encontramos que, en el prefacio, se hace la alabanza del Dios creador, mientras que después del santo y antes de la primera epíclesis –sobre los dones– se hace una hermosísima alabanza del Dios que en Cristo nos ha redimido.

Por tanto, si juntamos ambas partes, separadas por el Santo, tenemos un admirable resumen de la Historia de la Salvación. Por eso esta Plegaria no se puede utilizar cuando hay un prefacio propio –por ejemplo, en Cuaresma–, dado que si se quitase su prefacio propio la plegaria perdería sentido.

Veamos los elementos de alabanza a Dios que nos propone la plegaria en su prefacio, antes del Santo:
– Dios es único: "porque tú eres el único Dios vivo y verdadero que existes desde siempre y vives para siempre".
– Dios es luz: "luz sobre toda luz".
– Dios es creador: "Porque tú solo eres bueno y la fuente de la vida, hiciste todas las cosas para colmarlas de tus bendiciones y alegrar su multitud con la claridad de tu gloria".

Después del Santo –por falta de espacio no podemos reproducir los textos– se nos presenta a Dios, creador de la humanidad a imagen suya; a un Dios cercano y compasivo que no abandona al hombre cuando pierde su amistad, sino que una y otra vez reitera su alianza, especialmente por los profetas. Así se sintetiza el Antiguo Testamento: una historia de la fidelidad de Dios ante la infidelidad del hombre.

Sigue la alabanza dando gracias a Dios, que envía a su Hijo, igual a nosotros en todo, que anuncia la salvación a los pobres, la liberación a los oprimidos y a los afligidos el consuelo; que murió y resucitó por nosotros, destruyendo la muerte y dándonos así nueva vida, y que finalmente nos envió el Espíritu Santo para que su obra llegase a plenitud. Por eso se pide ese mismo Espíritu, hoy, sobre los dones del pan y del vino que se han colocado en el altar.

Estamos en Cuaresma, y esta plegaria no la escucharemos en las celebraciones, pero sería muy hermoso retomar el texto completo y meditarlo, sabiendo que, en esa Historia de la Salvación, también cabemos cada uno de nosotros.

Ramón Navarro Gómez
Delegado Episcopal de Liturgia

Volver a formación litúrgica
Otras formaciones litúrgicas
  • El domingo, en el centro del Año Litúrgico

    Si a un cristiano le preguntasen cuál es la celebración más antigua e importante del Año Litúrgico, muy posiblemente respondería que esa celebración es la Vigilia Pascual o el Triduo...

    +
  • El espacio litúrgico

    A la hora de celebrar la liturgia utilizamos edificios antiguos o nuevos. Cada período histórico ha encontrado una expresión arquitectónica y artística para que puedan reflejar la realidad de la...

    +
  • El Sacramento de la Penitencia

    Si leemos detenidamente la bula Misericordiae Vultus, por la que el Papa Francisco convocó el Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia, veremos que este sacramento aparece en unos pocos números...

    +
  • La música en la liturgia

    El coro en nuestras celebraciones El Secretariado Nacional de la Comisión Episcopal de Liturgia, que es el organismo de la Conferencia Episcopal que está al servicio de las diócesis en lo...

    +