9 de diciembre 2016

El Obispo y los canónigos realizan la tradicional ofrenda de flores a la Inmaculada de Santa Catalina

IV viernes de Adviento

En la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el Obispo de Cartagena presidió ayer la Eucaristía en la Catedral. Mons. Lorca habló de la solemnidad de la Inmaculada como una “fiesta llena de esperanza”, porque a través de María se produce “el feliz comienzo de la Iglesia”. Se refirió a María como “la primera salvada por la Pascua de Cristo”; la mujer del ‘sí’ a Dios; sencilla y creyente; “comienzo e imagen de la Iglesia”; y maestra del Adviento, la fe y la obediencia.

Ayer se celebraba también el décimo aniversario de la creación del Seminario Diocesano Misionero Redemptoris Mater, “cuya presencia en la Diócesis nos estimula a reconocer la invitación de Jesús a la misión”, dijo el Prelado. Un seminario en el que conviven jóvenes de diferentes nacionalidades y que ha dado ya a la Iglesia doce sacerdotes. El Obispo pidió a los presentes oraciones para que estos seminaristas, junto a los de San Fulgencio, sean “verdaderos testigos de la misericordia, el perdón y el amor de Dios a toda la humanidad”.
Al finalizar la celebración en la Catedral, el Obispo y los canónigos, acompañados por el alcalde de Murcia, José Ballesta, y numerosos fieles, realizaron la tradicional ofrenda de flores a la imagen de la Inmaculada que se encuentra en la plaza de Santa Catalina.

 

Volver a noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de nuestro blog.

Suscríbete
Noticias relacionadas