9 de mayo 2016

El clero diocesano celebra San Juan de Ávila

VIII lunes de Pascua

Los sacerdotes de la Diócesis celebran hoy, en fiesta adelantada, el día de San Juan de Ávila, patrón del clero secular español. Unos 200 presbíteros han participado esta mañana en la celebración de la Eucaristía presidida por el Obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, acompañado por el Arzobispo Emérito de Burgos, Mons. Francisco Gil Hellín, y el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo. En la celebración, que ha tenido lugar en la parroquia de San Juan de Ávila de Murcia, se ha homenajeado a dieciséis sacerdotes que durante este curso cumplen los 60, 50 y 25 años de su ordenación como presbíteros de la Iglesia.

Mons. Lorca ha recordado a los sacerdotes la responsabilidad de “unificar el rebaño de Dios”, teniendo la Palabra como apoyo, para ser coherentes con la enseñanza del Señor, y la fuerza del Espíritu. “Que no desaparezca de vuestro rostro el encuentro personal con Cristo cuando nos dijo: Ven y sígueme”.
El Obispo habló también de las peregrinaciones de las diferentes zonas pastorales a la Catedral durante este Jubileo de la Misericordia y del trabajo que han realizado los consejos de pastoral de las diferentes parroquias de la Diócesis para diseñar las líneas pastorales para los próximos cursos.
Al final de la celebración, Vicente Martínez García, párroco de San Pedro de Murcia, ha hablado en nombre de los sacerdotes homenajeados que celebran este año sus bodas de diamante, oro y plata sacerdotales. “Al echar la vista atrás, sólo podemos decir: gracias, a Dios y a la Iglesia, a la que amamos porque salió del costado sangrante de Cristo, madre con virtudes y defectos… Que al final de nuestras vidas podamos decir como San Pedro: Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero”.
La meditación, a cargo de Gil Tamayo
Antes de la celebración, el secretario general de la Conferencia Episcopal Española se ha dirigido al clero diocesano para hablarles de la urgencia de la evangelización, de la Iglesia como lugar de misericordia gratuita y de la importancia de recordar el mensaje del Maestro y la intrepidez de los Apóstoles. Gil Tamayo les ha hablado también de la secularización, el relativismo y la indiferencia, como pérdida del horizonte trascendente de la vida; y a la vez les ha animado a pedir al Señor una Iglesia misericordiosa y mayor intensidad apostólica y ardor misionero.
Asimismo, ha mencionado el papel de los laicos para quienes ha pedido más formación, “vivimos una desamortización del laicado”. Y ha pedido oraciones por las vocaciones al sacerdocio: “Esta es una Diócesis bendecida por el Señor –ha dicho, refiriéndose al gran número de vocaciones sacerdotales-, pero no es así en toda España”.

Ver galería de imágenes

 

Volver a noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de nuestro blog.

Suscríbete
Noticias relacionadas