30 de noviembre 2018

“Dios me ha dado el don de la comunicación y sentí que me llamaba para dar a conocer su Palabra”, Héctor Madrona López, diácono

II viernes de Adviento

Este domingo, 2 de diciembre, a las 18:00 horas, en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Alcantarilla, será ordenado sacerdote.

Fue una de las grandes voces en la comunicación de la Región de Murcia y hace unos años cambió el micro de la radio por la cruz de Cristo. Una vocación tardía la de Héctor Madrona López Sánchez, que a sus 58 años será ordenado presbítero este domingo, 2 de diciembre, en la parroquia en la que ha desarrollado su diaconado, en Nuestra Señora de la Asunción de Alcantarilla.

“El Señor ha hecho un milagro grande conmigo y sobre todo ha conseguido transformar mi corazón, a pesar de mis resistencias”, asegura el diácono, quien al echar la vista atrás es consciente de que Dios “ha llamado” a su puerta en infinidad de ocasiones pero el ruido del mundo le hizo entretenerse en otras cosas; reconoce que hay muchas personas detrás de su vocación de las que Dios se ha servido para llegar a él; y es plenamente consciente de que obedeciendo a Dios no pierde su libertad sino que la gana toda y “se abre un mundo de posibilidades precioso”.

Le entristece el odio hacia la Iglesia a través de la cual explica que ha descubierto a Jesús. “Hay mucha eclesiofobia y clerofobia y alimentar esa rabia y recelo es muy nocivo. La Iglesia da valores y trascendencia, es necesaria porque es el vehículo que Dios necesita para llevarnos a él. Por eso, es más necesaria que nunca”.

Asegura que era una persona muy optimista y quería ver en todo un regalo por su propio esfuerzo y merecimiento, “pero no era feliz”. Y así comenzó la necesidad de llenar un vacío interior y empezó a explorar en una religiosidad “de supermercado”. Héctor ha intentado encontrar a Dios en muchos lugares. Una búsqueda que hace casi una década lo llevó hasta la India. “Iba buscando maestros y encontré al Maestro, al Dios único y verdadero”. Allí sufriría un cambio en su vida o como él ha descrito: “una metamorfosis verdadera”, y es entonces cuando se abandona a Dios.

Al regreso deja su trabajo en la comunicación, “sin reparo y sin pena”, y su vida da “un giro radical”. Afirma que sintió que poco a poco sus resistencias a Dios se iban atenuando mientras se dejaba amar por Jesús, algo que según él fue complicado.

De vuelta en España hizo varias peregrinaciones a pie, la última le llevó hasta el Santuario de la Fuensanta. Allí se le hizo de noche y las Benedictinas le dijeron que los hermanos de la Luz podrían darle alojamiento. Una noche que recuerda con especial cariño y emoción. Y allí se quedó seis años y dos meses bajo la dirección espiritual del padre Francisco, cuyas primeras predicaciones lleva a fuego grabadas en su corazón, “parecía que todo me lo decía a mí”.

Como hermano de la Luz comenzó sus estudios en el Instituto Teológico San Fulgencio y al tiempo sintió la llamada al sacerdocio. “Dios me ha dado el don de la comunicación y sentí que me llamaba para dar a conocer su Palabra a la gente”. Con los estudios casi finalizados, deja la comunidad para entrar en el Seminario San Fulgencio e inicia “una nueva aventura” en un ambiente juvenil en el que no se ha sentido extraño, sino acogido y querido.

El lema de su ordenación será “Alegraos conmigo porque he hallado la oveja que se me había perdido”, del Evangelio de Lucas, porque se considera a sí mismo ese “borreguico que el Señor tiene en sus brazos y que acoge con mucha misericordia. No solo estaba perdido porque estuviera desubicado en la vida, por buscar la felicidad donde no debía, sino porque no conocía a Jesucristo”.

La ordenación sacerdotal de Héctor será este domingo, 2 de diciembre, a las 18:00 horas, en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Alcantarilla, y su primera misa el lunes, a las 20:30 horas, en la Parroquia de San Miguel Arcángel de Murcia.

Volver a noticias

Suscríbete a nuestra lista y recibe semanalmente la publicación diocesana Nuestra Iglesia en tu correo electrónico.

Suscríbete

Información básica sobre protección de datos

Responsable del tratamiento

Obispado de Cartagena

Finalidad y legitimación

El tratamiento se realiza para la gestión de su solicitud y/o consulta a través de este sitio web. La base legitimadora es su consentimiento al rellenar y enviar el formulario y marcar la casilla de aceptación de la política de privacidad

Destinatario de cesiones

No se cederán datos a terceros, salvo que las excepciones legalmente previstas.

Destinatario de transferencia internacional

No se realizan transferencias internacionales.

Derechos de los interesados

A retirar su consentimiento en cualquier momento a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adiccional

Puede consultar aquí todos los detalles

Noticias relacionadas