14 de marzo 2017

“Dios cumple en mí su voluntad”

II martes de Cuaresma

Testimonio vocacional de José Juan Martínez Aracil, seminarista menor de San José.

Hola, me llamo José Juan, tengo 14 años, estudio 3º de la ESO, soy de Murcia y monaguillo en el convento de las Justinianas.

Nací en 2002 en una familia cristiana, pero poco practicante. Mi abuela me llevaba a la Iglesia y a misa cuando apenas tenía 2 o 3 años, pero me tenían que sacar, porque no me portaba muy bien. Hice la Comunión con siete años porque era lo que tocaba, pero pensaba más en los regalos que en el Señor. Un año después mi padre me llevó a misa a las monjas, y, al terminar, las monjas me preguntaron si quería ser monaguillo, me lo pensé un tiempo y les dije que sí. No es que fuese muy buen monaguillo, en la homilía me iba al baño y me la perdía, pero con el tiempo dejé de hacerlo y empecé a disfrutar de las misas.

Cuando pasaron tres años Jesús José, un seminarista mayor, le preguntó a una monja si me gustaría ir a la escuela de monaguillos y yo acepté. Fue así como conocí también a los seminaristas mayores, que me ayudaron mucho, y ahora uno de ellos es mi monitor.

A los seis meses, le comenté al rector del Seminario que quería probar el seminario menor en familia y me dijo que ya me avisarían. Don Abel, el antiguo formador del seminario menor, llamó a mi madre dos semanas después y así fui al fin de semana siguiente a la convivencia con el Seminario Menor.

En el campamento vocacional de verano lo pensé y le dije al rector que quería entrar de interno, me costó mucho convencer a mi padre, pero lo conseguí. Este año he tenido algunas dudas vocacionales, pero eso le pasa a todo el mundo, es propio de toda vocación y las he superado, ayudándome a crecer y confiar más. Cuando entré me di cuenta de las señales que me había mandado el Señor.

Mi lema es que yo soy una hoja movida por el viento: yo soy la hoja y Dios el viento, y él me mueve. Dios cumple en mí su voluntad.

Confirmé mi vocación en el campamento de este año, quería hacer el papel de Santo Domingo Sabio, al que le tengo mucha devoción, y quería así dar mi testimonio vocacional a los otros niños y jóvenes.

Estoy muy agradecido a los formadores, al rector y sobre todo al Señor por lo que me da cada día.

Volver a noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de nuestro blog.

Suscríbete
Noticias relacionadas