20 de mayo 2016

Cáritas, el corazón de la Iglesia

VIII viernes del Tiempo Ordinario
Economatos, roperías, casas de acogida, programas de empleo... pero sobre todo acogida y acompañamiento es el trabajo diario que se realiza en las más de 150 Cáritas parroquiales y en los Servicios Centrales de esta institución de la Iglesia.
Cáritas ha iniciado esta semana las actividades de su X Semana de la Caridad y aunque hablamos de “una semana” este año las actividades se realizarán durante tres. Con el firme objetivo de dar a conocer la labor que realizan, concienciar a la población de la situación de pobreza en la que se encuentran muchas familias y solicitar la colaboración económica, durante estos días Cáritas Diocesana se hace más visible ante la sociedad murciana.
Cáritas realiza una amplia labor de acogida y acompañamiento en las más de 150 Cáritas parroquiales y en los dieciséis centros de acción especializada que funcionan en la Diócesis de Cartagena, así como el comedor social “Jesús, Maestro y Pastor” de Cartagena; los economatos de Torre Pacheco, Cartagena y Lorca; las tiendas de ropa de San Javier, Murcia y Cartagena; o las viviendas de acogida en San Javier, Cehegín, Jumilla y Murcia.
Koba es de Togo y llegó a España hace cuatro años de forma ilegal, sin conocer el idioma y con una única posesión, un rosario. “En Cáritas me dieron todo lo que necesitaba, una casa, una cama, comida, ropa, pero sobre todo el cariño y el calor de todas las personas del equipo”.
El año pasado más de 108.560 personas se beneficiaron de las ayudas de Cáritas, de las que el 65 % eran mujeres. El perfil de la persona que acude a Cáritas ha variado en los últimos años, aumentando el número de españoles que solicitan ayuda, un 47%, frente al 53% de inmigrantes. El 45% tienen entre 35 y 49 años.
Cáritas cuenta en la Diócesis con 180 personas contratadas, 2.980 donantes y 692 socios, aunque el verdadero activo de esta institución son los más de 3.100 voluntarios repartidos en las distintas realidades de Cáritas en la Diócesis.
Dar de comer al hambriento, vestir al desnudo, dar posada al peregrino… Obras de misericordia corporales que cada día se hacen vida. Pero el trabajo de Cáritas no queda ahí, el mayor objetivo es restituir la dignidad de la persona, conseguir su reinserción en la sociedad, que pueda valerse por sí misma, y para eso es necesario un trabajo. Es por eso que Cáritas lleva a cabo diferentes proyectos diocesanos de empleo dirigidos a personas que se encuentran en riesgo de exclusión social.
Fue así como Tamara encontró un trabajo, gracias al programa de empleo Currele. “Conocer Cáritas ha cambiado mi forma de pensar, de actuar, me ha hecho ver la vida de otra manera. Ahora sé que hay gente buena, generosa, con gran corazón que te ayuda sin pedir nada a cambio”.
Durante los días en los que transcurre esta X Semana de la Caridad, Cáritas pretende dar a conocer los proyectos con los que cada día ayudan a tantas personas, a tantas familias. Gracias a la ayuda de Cáritas Óscar y su familia pudieron salir adelante, “nos han sacado de una situación muy difícil y amargada”.
Y para ayudar a las familias Cáritas solicita la colaboración de otras familias y por eso este próximo sábado, 21 de mayo, ha organizado una feria en IFEPA, Torre Pacheco. Allí presentarán todos los proyectos en los que están trabajando y darán visibilidad a otras instituciones y asociaciones de caridad. “Con esta feria pretendemos crear un espacio de encuentro y convivencia, presentar las distintas actividades que realizamos en toda la Diócesis, y crear un lugar de oración, diversión y formación para toda la familia”, explica el director diocesano de Cáritas, José Saura. Un encuentro en el que mostrar la figura de la familia como hogar de caridad.
Volver a noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de nuestro blog.

Suscríbete
Noticias relacionadas